Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 23 de octubre de 2017

San Eduardo Mártir

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Rey de Inglaterra, hijo de Edgardo el Pacífico y tío de San Eduardo el Confesor, nacido alrededor de 962 y muerto el 18 de marzo de 979. Tras la muerte de su padre en 975, su ascensión al trono se topó con la oposición de su madrastra, la reina Elfrida, quien se empeñaba en asegurar la corona para su propio hijo Ethelred, de siete años, empresa en la que finalmente tuvo éxito. La reclamación de Eduardo por la sucesión al trono, sin embargo, encontró apoyo en San Dunstan, en el clero, y en la mayoría de los nobles. Después de que los miembros del Concejo oyeron la apelación, Eduardo fue coronado rey por San Dunstan.

Aunque con tan sólo trece años, el joven monarca ya había dado señales de su gran santidad, y durante su breve reinado de tres años se ganó el afecto de su pueblo por sus muchas virtudes. Fue su madrastra, quien aún tramaba pérfidos planes en su contra, la que al final maquinó para llevar a cabo su muerte.

Ocurrió que mientras se encontraba de cacería en Dorsetshire (18 de marzo de 979), el joven rey llamó a la puerta del castillo Corfe, donde vivía su madrastra. Mientras, montado sobre su caballo, bebía un vaso de aguamiel que le habían ofrecido en la puerta del castillo, un asesino lo apuñaló en el abdomen. Eduardo intentó alejarse galopando, pero pronto calló de su caballo, y al ser arrastrado por el estribo, fue arrojado a un profundo pantano. En ese lugar, una columna de luz señaló la ubicación de su cuerpo.

Eduardo fue sepultado en un principio en Wareham. Tres años después, San Dunstan y Earl Alfere de Mercia –quien había sido uno de los mayores opositores a Eduardo durante la vida de su padre, el rey Edgardo–, lo trasladaron a la Abadía de Shaftesbury. Su cuerpo se encontró en perfectas condiciones.

Numerosos milagros se atribuyen a su intercesión. Elfrida, presa del arrepentimiento por sus crímenes, ordenó la construcción del monasterio de Ambresbury y el de Wherwell, donde pasaría sus últimos días en penitencia.

La violencia de la muerte de San Eduardo, unido al hecho de que la facción contraria a la suya había sido la de los paganos, y de que él siempre había actuado como un defensor de la Iglesia, ganaron para él el título de mártir, asignado en todos los antiguos calendarios ingleses, así como también el la martirología romana, para el día 18 de marzo.

Anglo-Saxon Chronicle in R. S. (Londres, 1861); Malmesbury, Gesta Regum, ibid. (Londres, 1872); Tynemouth and Capgrave, Nova Legenda Angliae (Oxford, 1901); Challoner, Britannia Sancta (Londres, 1745); Lingard, History of England (Londres, 1883); Butler, Lives of the Saints (Dublin, 1872); Stanton, Menology of England and Wales (Londres, 1892).

G.E. PHILLIPS Transcribed by J. Christopher McConnell Traducido por Eduardo Valenzuela Giuffrè