Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 20 de octubre de 2017

San Aldhelmo

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Fue abad de Malmesbury y obispo de Sherborne; poeta latino y escritor eclesiástico (alrededor de 639-709). Aldhelmo, cuyo nombre también ha sido escrito (en inglés) Ealdhelm, Ældhelm, Adelelmus, Althelmus, y Adelme, fue pariente de Ine, Rey de Wessex, y aparentemente recibió su educación básica en Malmesbury, bajo el cuidado de un maestro irlandés cristiano, de nombre Maildubh. Es digno de atención que, en documentos antiguos, el nombre Malmesbury se escriba tanto Maildulfsburgh como Ealdhelmsbyrig, lo que origina un debate respecto a si el actual nombre recuerda a Maildubh o a Ealdhelm, o, por “contaminación”, quizás a ambos (Cfr. Plummer "Bede," II, 310). El mismo Aldhelmo, en algunas de sus cartas, atribuye su educación al famoso Adriano, nativo del África Romana, pero que había sido monje en Monte Cassino y posteriormente había llegado a Inglaterra en la comitiva del obispo Teodoro, para finalmente convertirse en abad de San Agustín, en Canterbury. Puesto que Teodoro llegó a Inglaterra en 671, Aldhelmo debe haber tenido entonces unos treinta o cuarenta años de edad. En el estilo ampuloso del escritor sajón, y su preferencia por lo griego y los vocablos extravagantes se puede reconocer la influencia de Adriano (Cfr. Hahn, "Bonifaz und Lul," p. 14).

De regreso en Malmesbury, ya para quedarse, el santo, quien ya para entonces era probablemente monje, sucedió a su maestro Maildubh en la dirección de la escuela local, y también como abad del monasterio, pero las fechas proporcionadas por los biógrafos del santo no son de confiar, pues dependen de información de muy dudosa autenticidad. Como abad, su vida fue de total austeridad, y en particular se dice que acostumbraba recitar el salterio mientras permanecía sumergido hasta el cuello en una pila de agua helada. Bajo su gobierno la abadía de Malmesbury progresó grandemente e incluso fundó monasterios filiales y construyó una capilla (ecclesiola) dedicada a San Lorenzo en el poblado de Bradford-on-Avon, que aún subsiste (Cfr. A. Freeman, "Academy," 1886, XXX, 154). Durante el pontificado del Papa San Sergio I (687-701), el santo visitó Roma, y se cuenta que obtuvo del Sumo Pontífice un privilegio de exención para su monasterio. Desafortunadamente, el documento que en el siglo XII fue reconocido como la bula del Papa Sergio, es sin duda espurio. A petición del Sínodo de Essex, Aldhelmo escribió una carta a los británicos de Devon y Cornwall acerca de la cuestión pascual, gracias a la cual muchos fueron traídos de nuevo a la unidad.

En el año 705 murió Hedda, Obispo de West Saxons, y su diócesis fue dividida. Su parte occidental fue asignada al cuidado de Aldhelmo, quien contra su voluntad se convirtió con ello en el primer obispo de Sherborne. Su ministerio episcopal fue de breve duración. Quedan algunas partes del trabajo en piedra de un templo que construyó en Sherborne. Murió en la población de Doulting (Somerset) en 709; su cuerpo fue trasladado a Malmesbury, a 70 kilómetros de distancia, y a lo largo del camino se levantaron cruces para señalar las paradas que hizo el cortejo para pernoctar. Al santo se le atribuyen muchos milagros, en vida y después de muerto. Su fiesta se celebraba el 25 de mayo, y en 857 el Rey Ethelwulf erigió en su honor una preciosa cripta de plata.

“Aldhelmo fue el primer inglés que cultivó exitosamente los estudios clásicos, y el primero del que se conservan algunos testimonios literarios” (Stubbs). Hombres de letras, tanto de Irlanda como del continente europeo le escribían para consultarle sobre asuntos de cultura. Su obra principal en prosa es el tratado “De laude virginitatis” (En alabanza de la virginidad), conservado hasta nuestros días gracias a muchos manuscritos, algunos incluso provenientes del siglo VIII. Este tratado, a imitación de Sedulio, fue puesto posteriormente en forma de verso por el mismo Aldhelmo. También la versión métrica existe aún, y Ehwald ha mostrado recientemente que ella forma una unidad con otra obra poética, “De octo principalibus vitiis” (Acerca de los ocho vicios principales). La obra en prosa sobre la virginidad fue dedicada a la abadesa y a las monjas de Barking, una comunidad a la que aparentemente pertenecía un cierto número de parientes del santo. Además del tratado sobre la Controversia Pascual, del que se habló más arriba, se conservan varias cartas de Aldhelmo. Una de ellas, dirigida a Acircius, o sea Ealdfrith, Rey de Northumbria, constituye una obra importante para las leyes de la prosodia. Para ilustrar las reglas que enseña, el autor incorporó en ese tratado una gran colección de adivinanzas métricas latinas. Algunos poemas breves de los que han sobrevivido, como toda la obra de Adhelmo, son interesantes por la luz que arrojan sobre el pensamiento religioso de Inglaterra a fines del siglo VII.

Es impresionante la devoción del autor a la Santísima Virgen, su veneración a los santos, en especial a San Pedro, “el guardián de la llaves”, la importancia que otorga al Santo Sacrificio de la Misa, a las oraciones por los muertos, y la alta estima en que tiene a la vida monástica. El vocabulario de san Adhelmo es a veces extravagante, y su estilo artificial y rebuscado. Quizás sería mejor criticada su latinidad si se le editara críticamente. Hace falta una edición documentada de sus trabajos. Al día de hoy, debido a una mala interpretación de dos versos referentes a Nuestra Señora, su poema acerca de la virginidad aún se publica como si estuviera dedicado a cierta Abadesa Máxima. Aldhelmo también compuso poesía en su lengua nativa, pero no existe ningún ejemplar de dicha obra. La mejor edición de las obras de Adhelmo, aunque muy poco satisfactoria, es la del Dr. Giles (Oxford, 1844), que ha sido reeditada en Migne (P.L., LXXXIX, 83 ss.). Algunas de sus cartas han sido publicadas junto con las de San Bonifacio, en la “Monumenta Germaniae” (Epist. Aevi Merovingici, I).


Bibliografía: ABBOT FARICIUS en una biografía del siglo XI [Acta SS., May (VI)]; WILLIAM OF MALMESBURY, Gesta Pontificum, V; WILDMAN, Life of St. Ealdhelm (Londres, 1905); BROWNE, St. Aldhelm (Londres, 1903); LINGARD, Anglo-Saxon Church; MONTALEMBERT, The Monks of the West (tr.), V; HUNT in Dict. of Nat. Biog.; STUBBS in Dict. of Christ. Biog.; BIRON in Dict. de theol. cath.; BONHOFF, Aldhelm von Malmesbury (Dresden, 1894); SANDYS, A History of Classical Scholarship (Cambridge, 1903), 430; MANITIUS, Geschichte der christlich-lateinischen Poesie (Stuttgart, 1891), 489-496; Sitzungsberichte Akad. Wien. Phil. Hist. cl. CXII, 536-634; EBERT, Geschichte der Litteratur des M. A. (2a. ed., Leipzig, 1889), I, 623-634; TRAUBE, Karolingischen Dichtungen (Berlín, 1888); Sitzungsberichte des Bayer. Akad. phil. philolog. cl. (Munich, 1900), 477; EHWALD, Aldhelm's Gedicht de Virginitate (Gotha, 1904); bibliography in CHEVALIER'S Repertoire, etc., Bio-Bibliogr. (2ª. ed., Paris, 1905), 45, 46.

Fuente: Thurston, Herbert. "St. Aldhelm." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/01280b.htm>.

Traducido por Javier Algara Cossío.