Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 24 de octubre de 2017

Rodolfo Agrícola

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Rodolfo Agrícola fue un distinguido humanista del período temprano, y celoso promotor del estudio de los clásicos en Alemania. Nació en 1442 o 1443, en Bafflo cerca de Groningen, Holanda; murió en Heidelberg, el 28 de octubre de 1485. Su apellido fue Huysmann. Comenzó sus estudios en las ramas superiores en la Universidad de Lovaina, donde estudió a Cicerón y Quintiliano, ganando distinción por la pureza de su dicción en latín y sus habilidades en la discusión. Ya se había vuelto versado en francés, y luego de obtener su grado de Maestro en Artes, se encaminó a París. Aquí continuó sus trabajos clásicos con Heynlin von Stein, y tuvo estrecha amistad con Johannes Reuchlin. A principios de los años setenta se fue a Italia, donde se asoció con los humanistas, especialmente en Roma y Ferrara. Se dedicó al estudio de los antiguos, y ganó reconocimiento por la elegancia de su estilo latino y su conocimiento de la filosofía. Pronunció un panegírico sobre el tema de la filosofía en presencia de Hércules de Este, el mecenas de los humanistas.

Luego de estar siete años en Italia, Agrícola, regresó a Alemania, se mantuvo en estrecho contacto con sus numerosos amigos, personalmente y por cartas, y despertó su entusiasmo por la promoción del aprendizaje clásico. Su amor por la independencia, sin embargo, previno a Agrícola de aceptar una posición definitiva. En 1481 estuvo seis meses en Bruselas, en la corte del Archiduque, y más tarde emperador Maximiliano I, haciendo transacciones comerciales para la ciudad de Groningen. Se resistió a todos los esfuerzos de sus amigos por mantenerlo en la corte, y aceptó la invitación de John de Dalberg, obispo de Worms, para ir a la Universidad de Heildelberg, donde comenzó a dar conferencias en 1482. Fue aceptado a la más estrecha amistad con Dalberg, el generoso benefactor del aprendizaje. Ahora comenzó con el estudio del hebreo, y publicó una traducción original de los Salmos. Su fructífera actividad en Heidelberg fue, desafortunadamente, de breve duración, al ser interrumpida por un viaje a Roma (1485), a donde acompañó a John Dalberg, que fue enviado como embajador a Inocencio VIII. Poco después de su regreso, Agrícola fue presa de una fatal enfermedad y murió en Heidelberg.

A Agrícola le pertenece el mérito de haber sido pionero en el estudio de los clásicos en Alemania. Su importancia no puede ser estimada solamente por las obras que escribió; debe ser clasificado con los lograron más por su influencia personal, y el poderoso estímulo que dio a sus contemporáneos que por sus propios logros literarios. Así recopilamos el pleno significado de la obra de Agrícola por el testimonio de sus contemporáneos, quienes le confieren el mayor elogio. . “Es de mi maestro Agrícola” dice el distinguido profesor Alexander Hegius, “que he aprendido todo lo que sé, o que la gente piensa que sé”. A pesar del impulso que el celo de Agrícola le dio al estudio de los clásicos, no descuidó su lengua materna. Al mismo tiempo tuvo una profunda disposición religiosa, y poseyó una fe viva. Su reputación fue inmaculada. Durante los últimos años de su vida emprendió el estudio de la teología.

Su discurso "De Nativitate Christi" respira un espíritu de profunda piedad. El más importante de sus escritos pedagógicos es el tratado "De studio formando", el cual envió a su amigo Barbariano; la principal de sus obras filosóficas es "De Inventione Dialectica". Una edición colectiva de sus obras (cartas, tratados, traducciones, poemas y discursos) aparecieron en dos volúmenes en cuarto (Colonia, 1539), bajo el título "Rudolphi Agricolae Lucubrationes aliquot lectu dignissimae in hunc usque diem nusquam prius editae, per Alardum Amstelodamum."


Bibliografía: MELANCHTHON, Oratio in Rud. Agricolam, in Corpus reformater., XI, col. 438-446; SCHOEPERLIN, Dissertatio de Rud. Agricolos Frisii in elegantiores litteras promeritis (Jena, 1753); EPERMANN, Dissert. de Rud. Agricola litterarum per Germaniam instauratore, inter Graecos graecissimo, inter Latinos latinissimo (Upsala, 1762); TRESLING, Vita et merita Rud. Agricolae (Groningen, 1830); BOSSERT, De Rud. Agricola Frisio, litterarum in Germania restitutore (París, 1865); MEINERS, Lebensbeschreibungen ber hmter Manner aus der Zeit der Wiederherstellung der Wissenschaften (2 vols., Zurich, 1796), 332-363; GEIGER, Art. Agricola Rud. in Allgemeine deutsche Biographie (Leipzig, 1875), I, 151 sqq.; F. v. BEZOLD, Rudolf Agricola, ein deutscher Vertreter der italienischen Renaissance: Festrede (Munich, 1884); IHM, Der Humanist R. Agricola, sein Leben und seine Schriften, in Sammlung der bedeutendsten p dagogischen Schriften (Paderborn, 1893); JANSSEN, Geschichte des deutschen Volkes (6th ed.), I, 56-58; ERHARD, Geschichte des Wiederaufbl hens wissenschaftl. Bildung, I, 374-415; RITTER, Geschichte der Philosophic, IX, 261-267; RAUMER, Gesch. der Pedagogik veto Wiederaufbl hen klassischer Studien bis auf unsere Zeit, 2da. ed. (Stuttgart, 1846), I, 79-87; GEIGER, Humanismus und Renaissance in Italien und Deutschland, in Onckensche Sammlung (Berlín, 1882).

Fuente: Kirsch, Johann Peter. "Rudolph Agricola." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1 p. 231. New York: Robert Appleton Company, 1907. 20 Oct. 2016 <http://www.newadvent.org/cathen/01231b.htm>.

Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes. lhm