Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 20 de octubre de 2017

Quicumque Christum Quærtis

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

La línea de apertura de la duodécima (en honor de la Epifanía del Señor) y el último poema en el "Cathemerinon" de Prudencio. Este duodécimo poema o himno contiene 52 estrofas dímetro yámbicas, y una selección irregular de sus 208 líneas ha proporcionado cuatro himnos para el Breviario Romano, que concluyen con la doxología mariana habitual ("Jesu tibi sit gloria", etc, no compuesta por Prudencio), con ligeras variaciones para hacer la doxología apropiada para las varias fiestas que emplean los himnos. Los cuatro centones son:

Quicumque Christum qu ritis:

(Maitines y primera y segunda Vísperas de la Fiesta de la Transfiguración de Cristo), que comprende dieciséis líneas (1-4, 37-44, 85-88) y la doxología (que cambia su segunda línea):

Jesu, tibi sit gloria,
Qui te revelas parvulis, etc.

Aunque escrito para la Epifanía, las líneas que forman el centón se aplican también a la Transfiguración, como señala Daniel (Thes. Hymnol., I, p. 136). De las 18 traducciones en verso inglés, doce son por católicos.

O sola magnarum urbium:

(Introducido por el Papa San Pío V en el Oficio de la Epifanía y asignado a Laudes), consta de dieciséis líneas (77-80, 5-8, 61-4 69-72) con la doxología (que cambia su segunda línea):

Jesu, tibi sit gloria,
Qui apparuisti gentibus, etc.

El Breviario Romano cambia las palabras iniciales de la segunda estrofa, "Haec stella" en "Quem stella". El himno no ha sido adoptado por los cartujos, cistercienses, dominicos (estos últimos utilizan en Laudes el himno "A patre unigenitus"). De las diecisiete traducciones a verso inglés, seis son por católicos.

Audit tyrannus anxius:

(Maitines de los Santos Inocentes y del día de octava), consta de doce líneas (93-100, 133-6) y la doxología (sin cambios), "Jesu tibi sit gloria", etc El Breviario Romano cambia la palabra de apertura de la tercera estrofa "Quo proficit" por "Quid proficit".

Salvete Flores Martyrum:

(Laudes y Vísperas de la fiesta de los Santos Inocentes y del día de octava), consta (en el centón del Breviario Romano) de 8 líneas (125-132) y la doxología (sin cambios), "Jesu, tibi sit gloria", etc. La tercera línea de la segunda estrofa es, en el Breviario Romano "aram sub ipsam…" en lugar del original "Aram ante ipsam..." (o las otras variantes de esta tan controvertida línea)---un cambio que no sólo tiene en cuenta los intereses de la prosodia clásica, sino que felizmente sugiere las palabras del Apocalipsis (6,9): Vidi subtus altare animas interfectorum…". Hasta mediados del siglo XVI el Breviario Romano no tenía himnos especiales para esta fiesta, pero en 1568 San Pío V asignó los himnos (3) y (4). Los dos himnos nunca han sido adoptados por los cartujos, los cistercienses, los dominicos; estos últimos cantan en Laudes sólo la estrofa del abecedario de Sedulio (líneas 37-40):

Caterva matrum personat,
Collisa deflens pignora,
Quorum tyrannus millia,
Christo sacravit victimas.

Clichtove, Cassander, Tommasi favorecen la doxología:

Sit trinitati gloria,
Virtus, honor, victoria,
Quae dat coronam testibus
Per sæculorum sæcula --

Sin embargo, el Breviario Romano conserva la doxología habitual, que conecta mejor la fiesta con su trasfondo real del ciclo de Navidad. En las selecciones de distintas longitudes y disposición, el "Salvete flores martyrum" estaba en el uso litúrgico antiguo y substancialmente constaba de los himnos (3) y (4) (Daniel, I, p. 124, IV, p. 120; Dreves, Anal . Hymn., L., p. 27, dando muchos referencias a manuscritos, algunos de los cuales datan del siglo X), y otras estrofas ahora en desuso. Los breviarios mayores invirtieron el orden de Prudencio, colocando el “Salvete flores” etc, antes del “Audit tyrannus” etc.; pero el Breviario Romano sigue el orden original, que nos muestra en Maitines el espectáculo sangriento, y en Laudes el saludo a los vencedores, el "flores martyrum". El Breviario Romano del Marqués de Bute (1879) da la traducción de Neale

¡Salve! oh flores mártires infantiles,
cortadas en las primeras horas de la vida naciente,
como capullos de rosa quebrados en la tempestad,
cuando Herodes buscaba la vida de su Salvador.

La versión tiene el valor de mantener la similitud de ritmo con el original, pero si alguna vez una se justifica una desviación de este curso, el Padre Caswall ha justificado su acción en el cambio de ritmo:

¡Salve a todos”, flores del martirio!
heridos por el enemigo tirano,
en el umbral de la vida-como el viento,
esparce las rosas donde sopla.

Por no hablar de la belleza y fidelidad de la variante, el ritmo trocaico refleja claramente el sentido de la rapidez del ataque, la crueldad y la rapidez de la destrucción. La versión de Caswall ha sido adoptada por el Manual de Oraciones (Baltimore) (con la primera línea cambiada por "bellas flores de los Mártires, salve!"). El texto del Breviario de París tenía cinco estrofas (exclusivo de doxología), pero modificaba la primera estrofa de la siguiente manera (a fin de evitar supresiones desagradable):

Salvete flores martyrum,
In lucis ipso limine,
Quos sævus ensis messuit,
Ceu turbo nascentes rosas.

Existe un total de veinticinco versiones en inglés, de los cuales aproximadamente la mitad fueron hechas por católicos.


Bibliografía: JULIAN, Dict. of Hymnology (2da. ed.), 946, 1690, para las primeras líneas de las traducciones, etc.. A su lista se debe añadir la traducción de los cuatro himnos en BAGSHAWE, Breviary Hymns and Missal Sequences (Londres, 1900), y en DONAHOE, Early Christian Hymns (Nueva York, 1908); también, HENRY, Hymns of the Holy Innocents in Ecclesiastical Review (dic., 1896), 557-65, para texto en latín y versions en inglés y comentario; KAYSER, Beiträge zur Geschichte u. Erklärung der ältesten Kirchenhymnen (Paderborn, 1881), 294-317, para textos de los cuatro himnos y comentario extenso; PIMONT, Hymnes du bréviaire romain, II (París, 1878), 65-77, para textos y muchos comentarios sobre los himnos de los Santos Inocentes; TRENCH, Sacred Latin Poetry (3ra. ed., Londres, 1874), da el texto en latín (en 36 líneas) de núm. (4); Hymns Ancient and Modern, ed. histórica (Londres, 1909), núms. 72, 82, para textos en inglés y latín, arreglos musicales y comentarios sobre (2) y (4). Las melodías “típicas” u oficiales para los cuatro himnos aparecen en el Antifonario de la Prensa Vaticana. No. 2 (p. 213) y no. 4 (p. 192) han aparecido en hojas de prueba (1911).

Fuente: Henry, Hugh. "Quicumque Christum Quærtis." The Catholic Encyclopedia. Vol. 12. New York: Robert Appleton Company, 1911. 23 Dec. 2009 <http://www.newadvent.org/cathen/12607a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.