Nicolás Copérnico

De Enciclopedia Católica

El astrónomo Nicolás Copérnico
Forma castellana de Niclas Kopernik, el nombre del fundador de la teoría planetaria heliocéntrica; nació en Torun el 19 de Febrero de 1473, murió en Frauenburgo el 24 de Mayo de 1543.

Contenido

Primeros Años

Copernico-1.jpg
Ya sea la familia viniese originalmente de Silesia o Polonia, es seguro que su padre Niclas, un mercader, emigró de Cracovia a Torun, y se casó con la hermana de Lucas Watzalrode, quien luego fuese Príncipe-Obispo de Ermland. El mayor y el menor de los cuatro hijos, Andrés y Nicolás, adoptaron la carrera religiosa, mientras que la hija mayor fue una monja cisterciense y Abadesa de Culm y la mayor se casó.
Reconstrucción facial del cadáver de Copérnico
Toda la familia pertenecía a la Tercera Orden de Santo Domingo. Nicolás apenas tenía diez años cuando su padre murió. Su tío, Lucas, sin embargo, se hizo cargo de los niños y le dio a los hombres estudios universitarios. Nicolás Nicolái de Thorunia fue matriculado en Cracovia en 1491, donde estudió los clásicos, matemáticas, dibujo y perspectiva.
Honores militares tributados al astrónomo y sabio católico
El profesor Blar, que enseñaba astronomía, pertenecía a la escuela tolemaica. El Obispo, ex alumno de Boloña, mandó a los chicos a Italia.
Rito funerario
En 1497 Nicolás ingresó a la Universidad de Boloña con nacionalidad alemana y como estudiante de Derecho Canónico. También estudió griego y fue discípulo de Novara, el profesor de astronomía. Para obtener ayuda económica, el obispo logro su elección como canónigos del cabildo de Frauenburgo (1497 - 1498
Copernico-261x300.jpg
En la primavera del 1500 los hermanos fueron de Boloña a Roma por el Jubileo. De acuerdo a Jorge Joachim, apodado "Rheticus" (por haber nacido en Feldkirch, en la antigua Raetia), y su amigo Aquiles Gasser, Copérnico dio charla de astronomía en la Ciudad Eterna, y fue ahí que se le despertó la vocación de fundar una nueva astronomía. Los hermanos obtuvieron dos años de licencia del cabildo de Frauenburgo para continuar sus estudios. De 1501 a 1503 Nicolás estuvo en Padua y Ferrara estudiando medicina y jurisprudencia. En 1503 obtuvo el título de Doctor en Derecho Canónico pero no se ha hallado documento alguno sobre su graduación en medicina. Sin embargo, su capacidad es esta profesión se evidencia luego por su renombre como médico en la corte episcopal de Heislberg, donde residía su tío.
Copernico21 jpg 640 640.jpg
Al concluir su estudios universitarios Copérnico practicó la medicina por seis años (1506 - 1512) en Heilsberg, siendo buscado por obispos y príncipes, pero especialmente por los pobre, a quienes atendía gratis. No hay documento que demuestre que recibió el orden sacerdotal. Su consulta, que era privada, no se opone a que haya sido sacerdote y el hecho que en 1537 el rey Segismundo de Polonia lo pusiese en la lista de cuatro candidatos para la sede episcopal de Ermland, hace muy probable que, al menos cuando era mayor, entró al sacerdocio. Luego de la muerte de su tío, en 1512, Copérnico fue a Frauenburgo para la elección del nuevo obispo y se quedó ahí hasta 1516, cuando fue nombrado administrador del castillo diocesano de Allenstein. Habiendo terminado su periodo de cuatro años, retornó al cabildo de Frauenburgo.
Universo copernicano. Para ver con claridad, amplíe la imagen dando doble click.
Tres años después el obispo murió y Copérnico se convirtió en administrador de la diócesis. Aunque la vida tranquila en Heilsberg le dio suficiente tiempo libre para publicar una traducción al latín de las cartas de Theophylactus en griego (1509), su trabajo lo encaminó al estudio de las finanzas. En 1522 escribió un memorando sobre reformas monetarias, el cual se convirtió en un tratado en latín cinco años después. Fue tan bien considerado que el rey de Polonia lo aceptó sustancialmente (1528) y Copérnico fue nombrado consejero adjunto de estatutos financieros de Prusia (1522 - 1529).

Copérnico el astrónomo

Paste427.jpg
A pesar de todos sus encargos, éstos pudieron distrae al genio de Copérnico del; pensamiento más importante de su vida. Las torres de Heilsberg, Allenstein y Frauenburgo se convirtieron en otros tantos observatorios y su gran obra "Sobre los Giros de los Cuerpos Celestes" es un testimonio de sus incansables observaciones del sol, la luna y los planetas. Su reputación era tal que incluso en 1514 el Concilio de Letrán, convocado por León X, preguntó a través del Obispo Pablo de Fossombrone sobre la reforma del calendario eclesiástico. Su respuesta fue que la duración del año y los meses y el movimiento del sol y la luna aún no eran suficientemente conocidos para intentar una reforma. El incidente, sin embargo, lo impulsó, como le escribió a Pablo III, a hacer observaciones más exactas. Éstas finalmente sirvieron, setenta años después, de base para completar el calendario gregoriano. Veinticinco años después de egresar de la universidad, había concluido su obra magna, al menos en su mente, pero dudó por largo tiempo sobre si debía publicarla o imitar a los pitagóricos, quienes transmitían los misterios de su filosofía sólo en forma oral a sus discípulos, por miedo a ser ridiculizado por la gente. Sus amigos, que se habían interesado en la nueva teoría, lo convencieron para que les escriba al menos un resumen de cual se han encontrado manuscritos en Viena (1873) y Estocolmo (1878).
El Sol, centro de nuestro sistema planetario
Es este comentario Copérnico estableció su teoría mediante siete axiomas, reservando la parte matemática para su obra principal. Esto fue en 1531, doce años antes de su muerte. De ahí en adelante la teoría del sistema heliocéntrico se comenzó a difundir. En 1533, Alberto Widmanstadt dio una charla ante el Papa Clemente VII sobre el sistema solar copernicano. Su recompensa consistió de un códice griego que se encuentra en la biblioteca estatal de Munich.
NicolasCopernico.jpg
Tres años más tarde, Copérnico fue urgido por el Cardenal Schonberg, entonces Arzobispo de Capua, mediante una carta, fechada en Roma al 1ro de Noviembre de 1536, a publicar su descubrimiento o al menos mandar a hacer una copia pagada por el Cardenal. Pero todo esto fue inútil, hasta que un joven fue enviado a su lado.Fue Jorge Joachim Rheticus quien renunció a su cargo en la facultad de matemáticas en Wittenberg para estar dos años al servicio de su nuevo maestro (1539 - 1541). Tan sólo diez semanas después de su llegada a Frauenburgo él mandó su "Primera Narración del nuevo sistema solar a su amigo y científico Schöner en Nuremberg, en la forma de una carta de sesenta y seis páginas, que pronto fue publicado en Danzig (1540) y Basle.
Copernico-220x300.jpg
Rheticus logró luego la publicación de un capítulo preliminar de la gran obra sobre trigonometría plana y esférica. Finalmente, Copérnico, sintiendo el peso de sus sesenta y ocho años, cedió, tal cual le escribió a Pablo III, por la presión del Cardenal Schonberg, del Obispo Giese de Culm y de otros hombres de ciencia para que entregara sus manuscritos para su publicación.El Obispo Giese le encargó a Rheticus, en tanto el mejor discípulo del gran maestro, la tarea de editar la obra. La intención de éste último era llevar el manuscrito a Wittenberg y publicarlo en la universidad, pero debido a la hostilidad existente ante el sistema copernicano, solamente se imprimió el capítulo de trigonometría (1542). Las dos copias de la "Primera Narración" y del tratado de trigonometría, que Rheticus presentó a su amigo el Dr. Gasser, quien practicaba la medicina en Fledkrich, pueden ser vistas en la Biblioteca Vaticana. Rheticus habló luego con Schöner en Nuremberg, quien, junto a Osiander, aceptó el encargo y contrató a la firma de impresiones de Petreius en la ciudad. Mientras tanto, Rheticus trató de proseguir con su trabajo en Wittenberg, pero debido a sus ideas copernicanas tuvo que renunciar (1542) y fue a Leipzig (1543). Esto le impidió darle su atención personal y ni siquiera el autor pudo supervisarla. Copérnico quedó paralítico del lado derecho y perdió la memoria varios días antes de su muerte. La primera copia de los "Seis Libros de los Giros de los Cuerpos Celestes" le fue entregada el mismo día de su muerte. Afortunadamente para él, no pudo ver lo que Osiander había hecho. Este reformador, conociendo la posición de Lutero y Melanchton en contra del sistema heliocéntrico, introdujo la palabra "hipótesis" en la carátula y, sin siquiera poner su nombre, lo reemplazó con otro contrario al espíritu del que Copérnico había escrito. El prólogo de Osiander advertía al lector que no esperara nada de la astronomía y que ni siquiera aceptara la hipótesis como cierta, ne stultior ab hac disciplinâ discedat, quam accesserit. La dedicatoria al Papa Pablo III fue, sin embargo, mantenida y el texto del trabajo quedó intacto, lo que se comprobó luego cuando se tuvo acceso al manuscrito original, que ahora está en la biblioteca familiar de los Condes Nostitz de Praga.


El primer ataque contra el sistema copernicano por teólogos protestantes fue debido a razones bíblicas y, aunque suene extraño, ha continuado, aunque esporádicamente, hasta nuestros días. Una lista de muchos panfletos fue publicada por Beckmann. Del lado Católico, la oposición sólo comenzó setenta y tres años después, cuando fue provocado por Galileo. En el 5 de marzo de 1616, la obra de Copérnico fue prohibida por la Congregación del Índex "hasta su corrección" y en 1620 fueron indicadas estas correcciones. Nueve oraciones, en las que el sistema heliocéntrico se presentaba como cierto, tuvieron que ser cambiadas u omitidas. Hecho esto, la lectura del libro fue permitida. En 1758 el libro de Copérnico desapareció del Índex revisado de Benedicto XIV. Se publicaron nuevas ediciones en Basle (1566) por Rheticus, en Amsterdam (1617) por Müller de Gótingen, en Varsovia (1854) una edición de lujo con la traducción al polaco y verdadero prólogo de Copérnico y la última (quinta) en Torun (1873) por la Sociedad Copérnico , en el cuarto centenario del nacimiento del autor, con todas las correcciones al texto, hechas por Copérnico, dadas como notas a pie de página. Un monumento dedicado a Copérnico, hecho por Thorwaldsen, fue erigido en Varsovia (1830) y otro por Tieck en Torun (1853). Rheticus, Clavius y otros llamaron a Copérnico el segundo Tolomeo y a su libro el segundo "Alagest". Su genio se demuestra en el hecho que aprehendió la verdad siglos antes que pudiese ser demostrada. Si algún precursor tiene no sería menos que Colón. Lo más significativo del carácter de Copérnico es que, mientras que no rehuía el demoler un sistema científico consagrado por milenio de aceptación universal, se enfrentó a la reformadores de la religión. Para mayor información vea el artículo Galileo.

J. G. Hagen Transcrito por Rick McCarty Traducido por Rodrigo de Piérola C.

Nota del Director: agregamos las líneas siguientes para dar cuenta del hallazgo de la tumba e identifcación de los restos de Nicolás Copérnico en 2005 y su final inhumación en mayo de 2010.

Funeral de mayo de 2010

Copérnico estuvo, durante siglos, sepultado en una tumba sin nombre. Ahora descansa en una tumba de granito negro en la catedral en la que fue canónigo y doctor. El ataúd de Copérnico fue colocado frente al altar durante la Santa Misa ( y segundo funeral del astrónomo polaco en Frombork), en su 537 aniversario en mayo de 2010. Los restos del astrónomo fueron hallados en el 2005 en Frombork. Llevó dos años recuperar e identificarlos. Fue enterrado en la catedral en 1543 sin ninguna indicación del lugar exacto, como otros cien sacerdotes y laicos cuyos cuerpos anónimos siguen sepultados debajo del piso de ese gran edificio gótico.Desde hace dos siglos, investigadores polacos, franceses y alemanes trataron en vano de identificar su tumba."La historia del descubrimiento es una verdadera novela policiaca", según el arqueólogo Jerzy Gassowski, profesor octogenario en el Instituto de Antropología y Arqueología de Pultusk (centro), autor del descubrimiento en 2005."Aquí lo descubrí‘‘, dijo mostrando con el dedo una parte del piso de mármol al pie del altar Santa Cruz, uno de los dieciséis que se encuentran junto a los imponentes pilares de la catedral. Una nueva hipótesis reciente sobre el lugar, junto al altar del que estaba encargado el canónigo, hizo posible delimitar el espacio de las excavaciones. Luego de largos trabajos llevados a cabo en un medio frágil y peligroso, a causa en especial de la presencia de microbios mortales, el profesor descubrió entre un montón de esqueletos un cráneo y huesos de un hombre septuagenario. Copérnico murió a los 70 años. El cráneo fue confiado al laboratorio de la policía en Varsovia y fue sometido a reconstrucciones virtuales del rostro del hombre. Los resultados mostraron semejanzas asombrosas con los retratos existentes de Nicolas Copérnico." Solo pruebas ADN podían dar resultados con certeza. Pero se requería para ello encontrar material genético para comparar. La dificultad parecía insuperable, pues una larga investigación genealógica no tuvo éxito", contó el arqueólogo. El material precioso finalmente fue encontrado... en Suecia, en un libro fechado en 1518, Calendarium Romanum Magnum, de Johannes Stoeffler, manual que Copérnico había utilizado durante su vida y que fue llevado por los suecos durante las guerras polaco-suecas del siglo XVII. "Tuve la feliz idea de buscar ese libro, con la esperanza de encontrar alguna cosa por casualidad. Y encontré unos cabellos", dijo sonriendo Göran Henriksson, astrónomo en la Universidad de Uppsala.

Los análisis hechos en laboratorios especializados en Suecia y en Polonia confirmaron el éxito: dos de los cabellos hallados tienen las mismas secuencias de genoma que las de un diente proveniente del cráneo hallado en Frombork. iástico.


Reconstrucción facial y ADN

Después de analizar unos restos de huesos, así como un diente y cabellos, los científicos concluyeron en que habían encontrado la tumba del célebre astrónomo Nicolás Copérnico. También hicieron una reconstrucción digital de su rostro y lo mostraron al mundo.

También realizaron una reconstrucción digital de su rostro a partir de un cráneo encontrado en la tumba, y hoy es posible saber cómo era. Los científicos polacos y suecos estudiaron el código genético de dos cabellos y un diente. Los resultados fueron contrastados con el esqueleto hallado en una excavación en Frombork. A raíz de ese descubrimiento el grupo de investigadores realizó una reconstrucción digital de cómo puede haber sido Copérnico. Los resultados muestran el rostro de un hombre con nariz aguileña, ojos hundidos y una cicatriz en la frente, justo por arriba de la ceja derecha. “Dos de los 12 cabellos encontrados tienen la misma secuencia de genes que el diente del cráneo y los huesos hallados en Frombork”, ha señalado Marie Allen, de la Universidad de Uppsala (Suecia)para el diario español El País.“Estamos seguros que los restos hallados en esa excavación pertenecen a Nicolás Copérnico”, agrega en conferencia de prensa el arqueólogo Jerzy Gassowski. Astrónomo, matemático, jurista y físico, Copérnico nació en Torun, una localidad al noroeste de Varsovia. Los anales históricos situaban su muerte, a los 70 años, en la prusiana Frombock, pero no se había detallado el lugar exacto de su entierro, ni la fecha precisa del suceso. Con su Teoría heliocéntrica del sistema solar, Nicolás Copérnico abrió el camino a la ciencia moderna. De hecho, esta teoría, que entre otras cosas señala que los cuerpos celestes tienen ciclos y que los planetas orbitan alrededor del Sol, es considerada una de las más importantes en la historia de la ciencia occidental


Selección de imágenes y actualización: José Gálvez Krüger

Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Viernes, 1 de agosto de 2014