Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 21 de julio de 2018

Negligencia

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Latín, nec, no y legere, elegir)

Al buscar definir este concepto, nos estamos refiriendo al acto conciente de la voluntad de decidir no tomar algo o a alguien en cuenta. Para ser más precisos, aquí estamos hablando de omisión, sea ésta habitual o no, de la atención que se debe prestar a la hora de desempeñar las obligaciones que se nos encomiendan, o dicho de otra manera, del grado de cabalidad que mostramos en el cumplimiento de aquello que se nos asigna.

En las enseñanzas de Santo Tomás de Aquino encontramos que la negligencia se considera como una característica presente en todas las situaciones de pecado y, además es considerada como un pecado especial en sí misma. Lo anterior aplica también a situaciones que no sean de precepto, una vez que se ha decidido llevarlas a cabo. El Santo estimaba que la prudencia era la virtud opuesta a esta falta que se comete en el cumplimiento de las obligaciones propias.

Siguiendo con lo escrito por Santo Tomás, podemos decir que la negligencia inicialmente es una falta de disposición de la voluntad y es claramente distinta del aletargamiento a la hora de llevar a cabo alguna obligación. Generalmente se considera que la negligencia es un pecado venial; sin embargo, existen dos excepciones a lo anterior: a) cuando una persona es tan descuidada que llega a omitir ciertas consideraciones importantes para la salvación de su alma (de necessitate salutaris) ó b) cuando el retaso de la voluntad es tan notable que apaga el amor por Dios en el alma y, entonces se comete un pecado obviamente grave.

Cuando se trata de establecer el grado de responsabilidad que ha tenido una persona al momento de dañar a otra, la negligencia es un factor que debe de considerarse. En el tribunal de la conciencia, el que ha cometido una falta en contra de otro, sólo puede ser responsabilizado por ello y obligársele a reparar el daño, cuando el hecho se ha cometido libremente y por voluntad propia. Las leyes civiles precisan el grado de atención prestada por el individuo al momento del agravio en las distintas situaciones en las que éste se puede dar. Cuando no ha habido el cuidado necesario de la parte de un agente a la hora del desempeño de su función, la ley civil establece culpabilidad y se ejercen los castigos estipulados. Por tanto, la ley civil estima tres grados de negligencia: a. El grado es alto si el individuo indiciado muestra incapacidad de prestar la más mínima atención, que cualquiera pondría, por muy descuidado que éste fuera, a la hora de tratarse de sus intereses personales, b. Una negligencia media se puede observar al evaluar el cuidado que dedicamos a nuestra familia y a los deberes diarios cotidianamente y, c. Un grado leve se aprecia cuando nos comparamos con aquellos individuos a los que hemos evaluado como cuidadosos y, notamos que nuestros descuidos no resultan graves.

La ley civil puede y de hecho, impone la obligatoriedad de reparar el daño que causamos a otros, no sólo cuando el grado de omisión ha sido alto o medio, sino también cuando éste ha sido leve, y, el fallo es inobjetable una vez que la decisión de un juez así lo haya decretado, tal como se hace en nuestra conciencia.

JOSEPH F. DELANY Transcrito por Joseph P. Thomas Traducción: Cecilia Nieto B., México.