Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 20 de julio de 2017

Luigi Antonio Muratori

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Bibliotecario en Módena, uno de los grandes eruditos de su tiempo; nació el 21 de octubre de 1672; falleció el 23 de enero de 1750. Aunque venía de una familia pobre de Vignola, en el distrito de Módena, tuvo las oportunidades de dedicarse a estudios avanzados. Primero estudió con los jesuitas, luego estudió leyes, filosofía y teología en la Universidad de Módena, donde mostró sus extraordinarios talentos, especialmente en literatura e historia. En 1694 fue ordenado sacerdote. En 1695 el conde Carlos Borromeo lo llamó al colegio de “Dottori” en la Biblioteca Ambrosiana de Milán, donde comenzó inmediatamente a reunir escritos antiguos inéditos de varias clases. Su primera publicación fue la "Anecdota latina ex Ambrosianæ Bibliothecæ codicibus" (2 vols., Milán, 1697-98), seguida por otros dos volúmenes (Padua, 1713). El duque Reinaldo I (1700) le nombró archivero y bibliotecario en Módena, posición que ocupó hasta su muerte. En 1716 Muratori fue nombrado preboste de Santa María Della Pomposa, y condujo su parroquia con gran celo hasta 1773. Siguió publicando obras inéditas, entre las cuales estaba el volumen "Anecdota græca" (Padua, 1709). Al mismo tiempo cultivaba la literatura, como se puede ver en sus obras "Della perfetta poesia italiana" (Modena, 1706) y "Riflessioni sopra il buon gusto nelle scienze e nelle arti" (Venice, 1708). Incluso trató de establecer algó así como una sociedad general de literatura italiana y para este propósito publicó en 1730, bajo el pseudónimo "Lamindo Pritanio", el plan "Primi disegni della republica letteraria d'Italia".

En 1708 surgió una disputa entre la Santa Sede (ayudada por el emperador) y los duques de Este sobre la posesión de Comachio que incluía la soberanía del distrito de Ferrara. Muratori apoyó las reclamaciones de su soberano y de la casa de Este contra el Papa por medio de numerosas investigaciones históricas que más adelante utilizó en la preparación de una gran obra histórica "Antichità Estensi ed Italiane" (2 vols., Modena: 1er. vol., 1717; 2nd vol., 1740). Continuó estudiando las fuentes para una historia de Italia y como fruto de sus infatigables investigaciones apareció la obra monumental "Rerum italicarum Scriptores ab anno æræ christianæ 500 ad annum 1500". Se publicó en veintiocho volúmenes en folio con la ayuda de la "Società Palatina" de Milan (Milan, 1723-51). Una nueva edición crítica apareció desde 1900 en forma serial bajo la dirección de Giosue Carducci and Vittorio Fiorini en "Città di Castello". J. Calligaris, J. Filippi, y C. Merkel publicaron los "Indices chronologici" (Turin, 1885) para la misma. Al mismo tiempo Muratori editó una colección de setenta y cinco ensayos sobre diferentes temas históricos titulado "Antiquitates italicæ medii ævi" (6 vols. fols., Milan, 1738-42), como una aclaración y suplemento para su obra sobre las fuentes. En el tercer volumen de esta colección se encuentra el Canon Muratorio que es de la mayor importancia para la historia del canon del Nuevo Testamento.

Para posibilitar a las grandes masas de sus conciudadanos el acceso a estas investigaciones, él mismo publicó una nueva edición en italiano "Dissertazioni sopra le Antichità italiane" (3 vols., Milan, 1751). Otras importantes publicaciones de fuentes son sus colecciones de antiguas inscripciones ("Novus thesaurus veterum inscriptionum", 4 vols., Milan, 1739-42). El cuarto volumen contiene las inscripciones cristianas antiguas y la edición de los Sacramentarios romanos ("Liturgia romana vetus", 2 vols., Venice, 1748), que aún tiene valor. Escribió una gran representación cronológica de la historia de Italia ("Annali d'Italia", 12 vols., en cuarto, Milan, 1744-49), basada en numerosas fuentes que había publicado o que eran conocidas de otra manera. Después de su muerte su obra fue reeditada y continuada (Milan, 1753-56 en 17 vols., nueva edición en 18 vols., 1818-21).

La privilegiada mente de este sabio no se limitó al gran campo de la historia; también se interesó en asuntos religiosos y publicó una obra que atrajo considerable atención, sobre la cuestión de cuán lejos puede ir la libertad de pensamiento en asuntos religiosos, "De ingeniorum moderatione in religionis negotio" (Paris, 1714). Muchas de sus opiniones y puntos de vista fueron retados abiertamente, por ejemplo en lo que concierne a la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María y la manera de venerar a los santos. Otra obra que toca temas religiosos "Della regolata divozione de' Cristiani" (Venice, 1723), también produjo ataques. El se defendió a sí mismo y su obra, "De superstitione vitanda" (Milan, 1742). En la disputa sobre el hermesianismo, su libro "De ingeniorum moderatione", fue traducido al alemán por Biunde y Braun (Coblenza, 1837) en interés de las doctrinas de los seguidores de las doctrinas hermesianas. Murtatori discute sobre la caridad en "Della carità cristiana" (Modena, 1723).

Continuó sus estudios literarios, como muestran sus obras sobre Francisco Petrarca ("Vita e rime di F. Petrarca", Modena, 1711) y Castelvetro ("Vita ed opere di L. Castelvetro", Milan, 1727). Sobre filosofía escribió "Filosofia morale esposta" (Venecia, 1735), "Delle forze dell' intendimento umano" (Venecia, 1735),y "Delle forze della fantasia" (Venecia, 1745). Trató sobre ley y política en “Governo della Peste politico, medico ed ecclesiastico" (Modena, 1714; frecuentemente reimpreso), "Defetti della Giurisprudenza" (1741), "Della pubblica felicità" (1749). Muratori probó ser un genio universal de raro calibre que se sentía cómodo en todos los campos del conocimiento humano. Mostró extraordinarias cualidades como sacerdote y hombre; celoso en el ministerio, caritativo con el pobre, y diligente visitando a los abandonados y presos. Mantenía correspondencia con un amplio círculo de amistades. Una colección de sus cartas apareció en Venecia, editada por Selmi (2 vols. 1789) y otra por Ceruti en Modena (1885). Una edición completa fue publicada por M. Campori ("Epistolario di L. A. Muratori", Modena, 1901 ss.). A pesar de los muchos ataques que hubo de soportar por sus puntos de vista religiosos, y a pesar de que muchas de sus opiniones con respecto la política eclesiástica no eran aprobadas por Roma, era muy estimado en los círculos eclesiásticos más altos como se muestra en la carta que le escribió el Papa Benedicto XIV (15 de septiembre de 1748) con la intención de apaciguar su mente preocupada. El cardenal Ganganelli, más tarde Papa Clemente XIV, también le envió una carta en 1748 en la que le aseguraba su más alta estima y respeto.


Bibliografía. MURATORI, Vita del proposto L. A. Muratori (Venice, 1756); SCHEDONI, Elogio di L. A. Muratori (Modena, 1818); REINA, Vita di L. A. Muratori in Annali d'Italia, I (Milan, 1818); FABRONIUS, Vitæ Italorum, X, 89-391; Historisch-politische Blätter, LXXIV (1874), 353, 524; GAY, L. A. Muratori, padre della storia italiana (Asti, 1885).

Fuente: Kirsch, Johann Peter. "Luigi Antonio Muratori." The Catholic Encyclopedia. Vol. 10. New York: Robert Appleton Company, 1911. <http://www.newadvent.org/cathen/10641b.htm>.

Traducido por Pedro Royo. L H M.