Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 19 de octubre de 2017

José de Acosta

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar
Ihs nj.jpg
Acosta.jpg
José de Acosta.jpg

Hijo de una próspera y respetada familia, nació en Medina del Campo en España, en 1540; murió en Salamanca, el 15 de Febrero de 1600. Ingreso de novicio en la sociedad de Jesús a la edad de trece años en el lugar de su nacimiento. Cuatro de sus hermanos se unieron sucesivamente a la misma orden. Antes de dejar España, fue disertante de teología en Ocana, y en Abril de 1569, fue enviado a Lima, Perú, donde los jesuitas se habían establecid o meses atrás. En Lima, Acosta otra vez ocupó la cátedra de teología. Su fama como orador lo acompañó. En 1571 el fue al Cuzco como un visitante del colegio de los jesuitas entonces recientemente fundado. A su retorno de Lima luego de tres años, pasa nuevamente a ocupar la cátedra de teología, cuando es elegido provincial en 1576 (título dado en la Compañía de Jesús al director de un área geográfica ). José fundó un número de instituciones educativas, en Arequipa, Potosí, Chuquisaca, Panamá, y la Paz, pero se encontró con fuerte oposición del virrey, Francisco de Toledo. Sus deberes oficiales lo obligaron a investigar personalmente una amplia extensión de territorio, así adquirió un conocimiento práctico de la vasta provincia, y de sus habitantes nativos. En el concilio provincial de 1582, en Lima, Acosta jugó un rol muy importante. Llamado a España por el Rey en 1585, fue retenido en México, donde se dedicó a estudiar por si mismo al país y la gente. A su retorno a Europa, ocupó la cátedra de teología en el Colegio Romano en 1594. Hasta el tiempo de su muerte fue nombrado rector de la universidad de Salamanca.

Pocos miembros de la sociedad de Jesús en el siglo dieciséis han sido unánimemente elogiados como el Padre Acosta. Independientemente de su carácter privado, su instrucción y su espíritu filosófico saturaron sus trabajos atrayendo la mayor atención de los círculos de eruditos. Traducciones de sus trabajos existen en muchos idiomas de Europa, mientras los naturistas del siglo dieciocho alababan su conocimiento de la flora del Oeste del Sur de América. Aparte de su publicación de los procedimientos del concilio provicial de 1567 y 1583, y varios otros trabajos de importancia exclusivamente teológica, Acosta es bién conocido como escritor a travez de "De Natura Novi Orbis.", "De promulgatione Evangelii apud Barbaros, sive De Procuranda Indorum salute", y sobre todos ellos la "Historia natural y moral de las Indias." Los primeros dos aparecieron en Salamanca en 1588, el último en Seville en 1590, y fue pronto después que su publicación fue traducida a varios idiomas. Es principalmente la: "Historia natural y moral" que estableció la reputación de Acosta. En una forma más concisa que la empleada por sus predecesores, Gomara y Oviedo, el trata la historia natural y filosófica del Nuevo Mundo desde un punto de vista más amplio. Mucho de lo que dice es de hecho erróneo, debido a la influencia del conocimiento de su época; pero sus críticas son extraordinarias, siendo siempre dignificado. El refleja los errores científicos del periodo en el cual vivió, pero con insinuaciones de una compresión más avanzada. Hasta donde el trabajo de la Iglesia entre los indios es involucrado, el "De procurandâ Indorum salute" es quizás más valioso que la "Historia," debido a que este muestra los puntos de vista desde los cuales los esfuerzos en civilizar a los aborígenes deberían ser emprendidos. Aquel punto de vista indica ninguna percepción en común de la verdadera naturaleza del indígena, y de los métodos de acercamiento para su propio beneficio.

Traducido por: Ramiro Banda Valdivia

Selección de imágenes: José Gálvez Krüger