Efod

De Enciclopedia Católica

(Hebreo aphwd o aphd; griego ’epomis, ’ephód, ’ephoúd; latín superhumerale). El efod es un tipo de prenda que se menciona en el Antiguo Testamento, que difería de acuerdo a su uso por el sumo sacerdote, por otras personas presentes en los servicios religiosos, o como objeto de culto idolátrico.

Efod del Sumo Sacerdote

Suplementando la información que aparece en la Biblia (Ex. 28,6-14) con aquella recogida de Josefo y los monumentos egipcios, podemos distinguir tres partes en el efod: una especie de chaleco o blusa, dos hombreras y una faja. La primera de estas piezas constituía la parte principal del efod; algunos la describen como una pieza rectangular de tela amarrada alrededor del cuerpo debajo de los brazos y que llegaba a la cintura. Estaba hecha de lino fino torzal, bordada con hilos teñidos dos veces color violeta, púrpura y escarlata, y entretejida con oro (Éxodo 28,6, 39,2). No se debe confundir el efod propiamente dicho con la túnica "del efod" (Éx. 28,31-35), ni con el "pectoral del juicio" (Éx. 28,15-20).

La túnica se usaba debajo del efod; era un manto sin mangas hecho “todo de violeta”, y se ponía metiendo en él la cabeza, algo así como una sotana. Su ruedo inferior estaba adornado con un borde de granadas "de violeta y púrpura y escarlata, dos veces teñida, con campanillas de oro entre ellas y alrededor", cuyo sonido se escuchaba mientras el sumo sacerdote oficiaba. El "pectoral del juicio" era una pechera fijada en la parte delantera del efod, al cual se parecía en material y mano de obra. Era de un palmo de longitud y de ancho, y estaba adornado con cuatro hileras de piedras preciosas en las que estaban inscritos los nombres de las doce tribus. Contenía además el Urim y Tummim (la [[doctrina y la verdad) por medio del cual el sumo sacerdote consultaba al Señor. La segunda parte del efod consistía en un par de piezas de hombro, o tirantes, atados a los corpiños, delante y detrás, y que pasaba por encima de los hombros. Cada una de estas correas estaba adornada con una piedra de ónice grabada con los nombres de seis de las tribus de Israel, para que cuando el sumo sacerdote ministrara llevara los nombres de todas las tribus, seis en cada hombro (Éx. 28,9-12; 25,7; 35,9; 39,16-19).

La tercera parte del efod era el cíngulo, del mismo material que la parte principal del efod y tejido en una pieza con él, con el que se la ceñía alrededor de la cintura (Lev. 8,7). Algunos autores sostienen que la traducción hebrea correcta de Éx. 28,8 habla de esta banda del efod; el argumento coincide las versiones siríacas y caldeas y con la interpretación de Flavio Josefo (Cf. Éx. 28,27 ss.; 29,5; 39,20 ss.) No hay que pensar que el efod era la vestimenta ordinaria del sumo sacerdote; lo usaba en el desempeño de los deberes de su ministerio (Éx. 28,4; Lev. 8,7; 1 Samuel 2,28) y a la hora de consultar al Señor. Así David supo por el efod de Abiatar la disposición del pueblo de Queilá (1 Sam. 23,11 ss.) y el mejor plan de campaña contra los amalecitas (1 Sam. 30,7 ss). En 1 Sam. 14,18 parece como si Saúl hubiese deseado que el sacerdote Ajías consultara al Señor por medio del Arca de la Alianza; pero la variante de este pasaje en Los Setenta, su contexto (1 Sam. 14,3) y el texto de Josefo (Ant. Jud., VI, VI, 3) muestran claramente que en 1 Sam. 14,18 debemos leer “trae el efod” en lugar de “trae el Arca”.

El Efod Común

Usaban un efod Samuel cuando servía en tiempos de Elí (1 Sam. 2,18), los ochenta y cinco sacerdotes asesinados por Doeg en el santuario de Nob (1 Sam. 22,18) y David cuando danzaba delante del Arca (2 Sam. 6,14). Esta vestimenta se llamaba el efod de lino; se supone que en su forma general se parecía al efod del sumo sacerdote, pero no estaba hecho del famoso y fino lino blanco, ni parece haber estado adornado con los abigarrados colores del efod del sumo sacerdote. Los traductores de Los Setenta parecen haber intentado enfatizar la diferencia entre el efod del sumo sacerdote y el usado por David, pues llaman a este último el efod idólatra.

El Efod Idólatra

Según Jueces 8,26 ss., Gedeón hizo un efod con parte del botín tomado de los madianitas, sus pendientes de oro, joyas, vestidos de púrpura y cadenas de oro. Todo Israel le rindió culto idolátrico a este efod, de modo que se convirtió en la ruina de Gedeón y su familia. Algunos escritores, siguiendo las versiones siríaca y arábiga, han explicado que este efod denota la envoltura de una imagen profética. Pero no hay más ningún ejemplo de tal sentido figurativo del efod; además, el verbo hebreo usado para expresar el lugar del efod de parte de Gedeón denota en Jueces 6,37, la aspersión del rocío sobre la era. Por lo tanto, es preferible la opinión de que el efod de Gedeón era una vestimenta costosa como la del sumo sacerdote.


Bibliografía: HAGEN, Lexicon Biblicum (Par[is, 197), II, 188 sq.; LEVESQUE in VIG., Dict. de la Bible, s.v.; DRIVER in HAST., Dict. of the Bible, s.v.; MAYER in Kirchenlex., s.v.

Fuente: Maas, Anthony. "Ephod." The Catholic Encyclopedia. Vol. 5. New York: Robert Appleton Company, 1909. <http://www.newadvent.org/cathen/05497a.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina

Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 1 de septiembre de 2014