Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 21 de octubre de 2017

Duque de Choiseul

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Estadista francés nacido el 28 de junio de 1810 y muerto en París el 8 de mayo de 1785. Siguió la carrera militar hasta que cumplió 37 años. Conocido como conde de Stainville, su situación social le permitió casar en 1750 con la hija de gran financiero Crozat. Su forma de hablar era tan cáustica que con frecuencia se decía que era el original “Mechant” de Gresset y a pesar de sus inteligentes maniobras no tenía muy apreciado en la corte hasta que hizo un favor a Madame Pompadour informándole de que d'Argenson planeaba convertir a una de sus familiares, madame de Choiseul-Romanet, en amante de Luis XV; Hasta llegó a entregar a la favorita una carta de Madame de Choiseul-Romanet, lo que demostraba la conspiración. Madame de Pompadour recompense a Choiseul haciendo que le nombraran embajador en Roma en 1754, donde ocupó el puesto desde el 5 de noviembre de 1754 hasta el 23 de enero de 1757, fecha en la que Francia se halló revuelta por la lucha entre el parlamento y el clero por causa de la bula "Unigenitus". En 1752 el Parlamento de París había condenado la práctica de ciertos sacerdotes requerían un certificado de confesión de todos los enfermos que pedían los sacramentos y se los negaba a los que llamaban appelants, es decir, los que e negaban a la bula Unigenitus. Luis XV se puso de parte del clero, disolvió el parlamento en Pontoise en 1753 y lo reunió en París de nuevo en 1754, ordenando que se guardara silencio en todas las controversias religiosas.

En la Asamblea del Clero de Francia de 1755 estaba claro que sobre la cuestión de los recibos-de-confesión el episcopado estaba dividido y el papa tenía que intervenir. Choiseul negoció con Benedicto XIV y la Bula “Ex ómnibus”, solicitada por Luis XV, fue la ocasión de numerosas conferencias entre Roma y Versalles, publicándose por fin el 16 de octubre de 1756. Esto restableció la paz religiosa en Francia. “Siguiendo lo que prescribe” decía Pressy, obispo de Boulogne, “no se estará en peligro de exponer los sacramentos a profanaciones escandalosas al administrarlos a los refractarios o de someter a una injusta difamación a los que no se les debería negar en público”.

Gracias a esta pacifica solución del asunto, los Jansenistas perdieron todo su prestigio político en Francia. Unos días después de emitir la bula, Benedicto XIV cayó enfermo y Choiseul escribió varias cartas y memoriales sobre el conclave inmediato. Han sido publicadas y nos ilustran mostrando como los embajadores de aquel tiempo observaban a la corte pontificia y planificaban como usar el derecho de veto en el cónclave. Sin embargo Choiseul dejó la embajada de Roma en 1757 por la de Viena antes del cónclave.

En Viena, el 20 de agosto de 1757, prestó su atención a la confirmación de la alianza franco –austríaca, un episodio decisivo de la política francesa de esos días. Francia renunciaba a su lucha secular contra la casa de Austria y se aliaba con ella contra Prusia. Prusia. Esta política de Renversement des Alliances, respecto a la que los historiadores han discutido mucho, recibió poco apoyo de las cortes de Paría y Viena, donde reinaba la anarquía política. Con gran desilusión Choiseul declaraba que “ambas cortes carecían del orden indispensable para la promoción de los grandes proyectos”. En noviembre de 1758, Choiseul remplazó al Abbé de Bernis como ministro de asuntos exteriores; en 1761 se convirtió en ministro de la guerra y en 1762 Ministro de la Marina “Soy como el cochero del avaro, a veces en traje de cuadra, a veces con el delantal, al mando de todo”.

Durante doce años gobernó Francia, siéndole de gran utilidad su gran capacidad de trabajo y el don de la asimilación. Al principio se decía que era “un dandy carente de toda habilidad pero que en su cerebro había una chispa de fósforo”; unos años después, según Catalina de Rusia,”ese dandy se había convertido en el cochero de Europa”. Nada había fuera de su actividad. Redujo los gastos del ministerio de asuntos exteriores de 58 a 7 millones; reorganizó la artillería y el cuerpo de ingenieros del ejército y aunque con la continua amenaza de guerra, intentó vengar los insultos que Francia había recibido de parte de Inglaterra durante la Guerra de los Siete Años.”La Armada, decía, salvará o condenará a Francia”. Y gracias a los esfuerzos combinados de Choiseul y su primo Praslin para restablecer la Armada Francia pudo en 1768 anexionarse Córcega sin oposición por parte de Inglaterra. Más aún, en 1778, ayudó a los Estados Unidos a librarse del yugo de Inglaterra y en 1738 recobró su lugar como potencia colonial.

Choiseul, decía Talleyrand “fue el hombre que tenía la más clara visión del futuro”. Soñó en una Francia más grande y contempló establecer negociaciones para la cesión de Egipto a Francia. Pero, debido a la falta de persistencia, sus intentos de colonizar no fueron muy exitosos; La aventura en Guyana terminó en un desastre y la de Madagascar, debida a la iniciativa privada del conde de Mandave, no recibió suficiente apoyo del gobierno. Sin embargo, Choiseul, al menos en sus planes coloniales inició una apolítica consistente y productiva en sus resultados. En 1768 y 1769 cuando Bougainville y Surville descubrieron el archipiélago del sudeste de Nueva Guinea fue muy apropiado que a los dos puestos en el grupo de islas Luisiadas se les llamara Puerto Choiseul y Puerto Praslin. El gran éxito de Choiseul en Europa, conocido como “El Pacto de Familia”, o alianza de los Borbones ha sido ampliamente discutido y censurado por no haber entendido la “Cuestión Polaca”.

Bajo el gobierno de Choiseul los Jesuitas fueron expulsados. Las cartas y memoriales fechadas durante su embajada en Roma ni siguieran mencionan a los jesuitas. Pero según las “Mémoires", de Besanval, no le gustaban los jesuitas porque en una cena el la corte, insistió en que el P. Laugier, un jesuita que había predicado vehementemente contra los jansenistas, debía ser desterrado de Versalles. Mientras estuvo en Roma, Choiseul excluyó a los jesuitas de sus negociaciones peor siempre les recibió con corrección y no hay prueba de que ya desde entonces planificara la abolición de la orden. Sin embargo, cuando un día de 1760 el Delfín hablaba con gran entusiasmo de los jesuitas, Choiseul replicó:” Monseñor, ¿cómo puede un Delfín estar tan enamorado de unos monjes?” Unos días después, el Delfín, habiendo llamado la atención al rey sobre un memorial que Choiseul estaba acusado de tratar, junto con el parlamento, de destruir a los jesuitas, el duque, dirigiéndose al Delfín, dijo:”Quizá algún día seré ten desafortunado de convertirme en su súbdito, pero nunca estaré a su servicio”.

De aquí que en 1762, Choiseul esta preparado para hacer que el parlamento cerrara los colegios de los jesuitas y en 1764 decretara la supresión de la Compañía de Jesús en Francio. En sus “Mémoires” niega haber inspirado las intrigas del parlamento. Parece probado, sin embargo que, lejos de deplorar esas intrigas, aprovechó su influencia sobre Luis XV para fomentarlas. En el conflicto entre el duque de Aiguillon y el magistrado de La Chalotais, enemigo de los jesuitas, las simpatías de Choiseul estaban con La Chalotais. “Es difícil”, escribió al rey, “atacarme directamente sobre la religión, porque nunca hablo de ella. Formalmente soy un estricto observador del decorum y en los asuntos públicos mis principios apoyo la religión” Aparentemente, como su amigo Voltaire, cuya propiedad en Ferney eximió de impuestos, Choiseul opinaba que la religión es buena para el pueblo, pero el espíritu de su política religiosa era lo que se llamaba por entonces “el despotismo ilustrado”, siempre preparado para sospechar de la iglesia y paralizarla; la expulsión de los jesuitas que acordaron todos los Borbones, fue el mayor esfuerzo del absolutismo laico contra la autonomía y vitalidad eclesiásticas. En 1770 una conspiración formada por el duque de Aiguillon, al Canciller Maupeou, y Madame du Barry, forzaron la caída de Choiseul y una lettre de cachet, del 14 de diciembre de 1770 le sentenció al exilio en Chanteloup, sus fincas de Touraine. Su Salida de París fue un verdadero triunfo y sus últimos 14 años en Chanteloup, donde estaba rodeado de una corte regular y se mantenía con el afecto de su mujer y su amigo el Abbé Barthélemy, el célebre arqueólogo. Murió en París casi en la ruina debido a su forma extravagante de vivir. Su hermano Léopold-Charles (1724-1781), era Obispo de Evreux y arzobispo de Albi y Cambrai.


Fuentes

Memorias del duque de Choiseul (Paris, 1790), una mera colección compilada por SOULAVIE con un cierto número de escritos desconectados que Choiseul había publicado para distribuir entre sus amigos; MAUGRAS, La disgrâce du duc et de la duchesse de Choiseul, la vie à Chanteloup, le retour à Paris, la mort (Paris, 1903); MAUGRAS, Le duc et la duchesse de Choiseul , leur vie intime, leurs amis et leur temps (Paris, 1903); CALMETTES,Choiseul et Voltaire (Paris, 1902); DAUBIGNY, La politique coloniale de Choiseul (Paris, 1892); BOUTRY, Choiseul à Rome (Paris, 1902).


Goyau, Georges (1908).


Transcrito or Gerald Rossi.


Traducido por Pedro Royo.