Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 19 de octubre de 2017

Décimo Magno Ausonio

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Su Vida

Profesor y poeta, nació alrededor del año 310 d.C.; murió, probablemente, cerca de 394 d.C. Hijo de un médico de Bordeaux, estudió primero en dicha ciudad, luego en Tolosa, con su tío Emilio Magno Arborio. Cuando éste último se marchó a Constantinopla, Ausonio regresó a Bordeaux, donde se convirtió en profesor de gramática, y luego de retórica. Entre 364 y 368 Valentiniano I lo invitó a Tréveris para darle clases a su hijo Graciano. En 368 y 369 Ausonio acompañó al emperador en la expedición contra Alemani, y recibió a una joven suabia, Bisula, como su parte del botín. Los emperadores lo abrumaron con honores, y lo nombraron primer prefecto de las Galias, luego prefecto de Occidente junto con su hijo Hesperio (entre agosto de 378 y julio de 379). En 379 se convirtió en cónsul. Después del asesinato de Graciano, su benefactor (383), Ausonio se mudó a Bordeaux donde vivió entre muchos amigos admirados, y escribió una gran cantidad de poesías. Vivió durante casi todo el siglo IV. Los escritos de Ausonio son generalmente cortos, y forman una colección miscelánea que se divide en dos grupos:

Obras Ocasionales

(1) "Epigramas": poemas cortos sobre diferentes temas a menudo traducidos de la Antología Griega.

(2) "Parentalia": treinta panegíricos sobre parientes difuntos, con algunas expresiones ocasionales de sentimiento personal (cerca de 379).

(3) "Commemoratio professorum Burdigalensium": una colección como la anterior, la cual da una idea de una universidad del siglo IV (después de 389).

(4) "Mosela": una descripción del Río Mosela y el país a través del cual fluye, escrita mientras viajaba de Bingen a Tréveris (c. 371). Este poema tiene cierto interés local y arqueológico.

(5) Poemas encantadores dedicados a Bisula (después de 368).

(6) Muchos poemas breves, los cuales Ausonio llamó églogas o “Epyllia”; oraciones para la Pascua (368); “Epicedion”: elegía a la muerte de su padre (m. 378); consejo a su ahijado (c. 380); “Cupido crucifixus”: descripción de una pintura en un comedor de Tréveris, la cual representaba a Cupido atormentado en el infierno por las mujeres que lo perseguían en la tierra, etc.

(7) "Gratiarum actio dicta domino Gratiano Augusto", en la cual Ausonio expresa en prosa su agradecimiento por haber sido hecho cónsul. Ésta se leyó en Tréveris en 379, y está hecha de flores de retórica y lisonjas convencionales.

(8) "Efemérides": la descripción de los deberes diarios, desde la mañana hasta la noche; un fragmento (379). En esta obra se encuentra una oración matutina compuesta de expresiones bíblicas en la cual se establece la doctrina de la Santísima Trinidad en una fórmula detallada dirigida contra las herejías de la época.

(9) "Cartas": veinticinco epístolas, la mayoría en verso. Las más interesantes están dirigidas a San Paulino de Nola (393) y en ellas Ausonio deplora una conversión que priva al Estado y a la literatura del beneficio de tan brillante mente, y trata de guiar al santo atrás a la vida mundana de Roma. Esta correspondencia pone ante nosotros dos ideales de vida; expresa en colores vivos las opiniones que en ese tiempo estaban en conflicto entre sí y dividían a la sociedad.

(10) "Praefatiunculae": prefacios y tornadas a poemas.

Ejercicios Escolares y Fragmentos

Estos son principalmente versos mnemónicos:

  • “Caesares”, sobre los emperadores romanos;
  • anales consulares; "Ordo nobilium urbium", panegíricos a ciudades, comenzando con Roma y terminando con Bordeaux (después de 388);
  • “Égloga”, una colección de versos mnemónicos que trata sobre árboles, los meses, el calendario, pesas, etc.;
  • "Periochae" (Contenido), encabezamientos en prosa para la Ilíada y la Odisea. Es dudoso si los escribió Ausonio, pero por lo menos fueron obra de un miembro del círculo al cual él pertenecía, poemas cortos sobre los trabajos de Hércules;
  • sobre las Musas;
  • sobre temas éticos (traducciones de originales griegos, inspirados por la filosofía pitagórica).

Otros escritos son conferencias de un profesor;

  • epitafios, panegíricos sobre héroes muertos de la guerra troyana, modelados como el griego, y epitafios sobre Niobe Diógenes, etc., traducidos del griego;
  • Epyllia, varias piezas, entre otras un enigma sobre el número tres, una diversión de un cortesano para ir a la guerra (368);
  • "Cento nuptials" (un concepto ingenioso del mismo origen, el resultado de una apuesta hecha con Valentiniano), extractos de Virgilio, cuya conclusión (consummatio matrimonii) no es muy refinada (368);
  • "Taecnopaegnion", colección de versos en que cada uno termina en un monosílabo;
  • Es dudosa la autenticidad de la oración del cónsul Ausonio, escrita en verso ropálico (verso compuesto de palabras de una, dos, tres, cuatro, cinco sílabas y así sucesivamente) "Ludus septem sapientum";
  • este producto de los siete sabios es una especie de drama escolástico, en el cual, luego de un prólogo, cada sabio recita un proverbio; al final, invitan a la audiencia a aplaudir. Es un documento interesante por la historia de la pedagogía y también por el drama medieval.

Para apreciar justamente a Ausonio se debe tener en mente que él representa al profesor del siglo IV. Algunas de sus obras, por lo tanto, escritas para la escuela y en el espíritu de la escuela, frecuentemente traducidas del griego, son insignificantes. Un versificador al cual le puede agradar cualquier tema (a más difícil y menos poético, mejor), Ausonio conocía de corazón las obras de sus predecesores, pero por su gusto y peculiaridades métricas parecía discípulo más bien de los poetas de la nueva escuela (neoterici, innovadores poéticos del tiempo de Severi) que de los poetas clásicos. En esta obra Austin asume el disfraz de una obra, las cartas a San Paulino de Nola son una excepción al total, el cual está casi vacío de ideas.

La actitud de Ausonio respecto al cristianismo se debe explicar del mismo modo. El paganismo de sus obras es el de las escuelas, y si uno ha de basarse en la duda de si era cristiano, inversamente, su modo literario de tratar la mitología haría cuestionable si era un pagano. Pero la oración pascual, y aún más, la oración de las “Efemérides” no puede haber sido pagana. Un cristiano ortodoxo en sus oraciones, era un pagano en el salón de clases. Por lo tanto sus obras, que son producciones del aula, naturalmente pueden parecer paganas. Se dice que luego del edicto de Juliano (362) Ausonio tuvo que renunciar a la enseñanza; pero no hay nada que pruebe esto, ni tampoco hay prueba de lo contrario, pues Juliano murió al siguiente año. Se supone que, como algunos de sus contemporáneos, Ausonio permaneció catecúmeno por largo tiempo. Es posible que no fuera bautizado hasta el tiempo cuando se pierde todo rastro de él, en los últimos silenciosos y obscuros días de su ancianidad.


Fuente: Lejay, Paul. "Decimus Magnus Ausonius." The Catholic Encyclopedia. Vol. 2. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/02112d.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina