Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 24 de octubre de 2017

Cayo Julio Vero Maximino Tracio

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Emperador romano (235-8), hijo de padre godo y madre alana. Cuando el emperador Septimio Severo regresaba a través de Tracia en 202, Maximino, un pastor de enorme estatura y fuerza, se distinguió en un torneo con los soldados por poseer tanta fuerza hercúlea y valentía que el emperador lo enlistó en la guardia romana. Negándose a servir a los emperadores indignos, Macrino y Heliogábalo, se retiró del ejército; pero bajo el honrado Alejandro Severo se le confió el comando de las recién reclutadas tropas panonias. Éstas, deseando como líder a un verdadero guerrero en lugar del joven y tímido Alejandro, que estaba completamente sujeto a su madre Julia Mamea, le invistieron con la púrpura en Maguncia en marzo de 235, y al mismo tiempo proclamaron corregente a su hijo Máximo. Los seguidores de la antigua dinastía siria y del senado trataron infructuosamente de derrocarlo. Maximino entró en campaña con gran energía y persistencia contra los germanos a través del Rin, recuperó el distrito del Agri Decumates y luego emprendió la guerra contra los sarmacinos y los dacios en el Danubio. Asumió los nombres de Germánico y Sarmático, procedió a sentenciar a muerte y confiscar los bienes de los patricios romanos, que le tenían aversión por ser un bárbaro salvaje e inculto; por otro lado distribuyó los ingresos del estado entre los soldados que le eran fieles. Mandó a fundir las estatuas de bronce de los dioses y sus tesoros y acuñó monedas con ellos. Saqueó ciudades y templos y causó tanto descontento que en febrero de 238 estalló una rebelión entre los campesinos de África. El procurador y el octogenario cónsul de Cartago fueron asesinados.

Marco Antonio Gordiano y su hijo del mismo nombre fueron nombrados emperadores corregentes. El senado romano los reconoció gustosamente porque ellos prometieron, como los Antoninos de tiempos anteriores, gobernar de acuerdo a sus decisiones; el pueblo estuvo de acuerdo, pues despreciaban a Maximino, quien nunca había puesto un pie en la capital del imperio. Ahora Maximino era un proscrito, y se rumoraba su muerte, pero él envió a Capeliano, procurador de Numidia, contra los seguidores de Gordiano y el joven Gordiano perdió la vida en una batalla en la cual Gordiano padre se ahorcó en su desesperación. Su reinado duró menos de un mes. El senado ahora decidió elegir a dos emperadores con igual autoridad, M. Clodio Pupieno Máximo, quien ejercería el poder militar de facto, y Décimo Caelio Balbino, quien dirigiría el gobierno civil en la capital. Los romanos quedaron insatisfechos con este acuerdo, pues esperaban grandes ventajas del gobierno de los emperadores africanos, y elevaron al rango de césar al nieto de Gordiano de sólo doce años de edad (luego Gordiano III), que entonces residía en Roma. Ocurrieron muchas peleas callejeras en Roma entre los veteranos de Maximino y el pueblo. Debido a una administración militar insuficiente Maximino sólo pudo mover sus tropas lentamente desde Panonia. Mientras tanto el Senado reclutó tropas, construyó arsenales, y creó veinte distritos militares, y así colocó a Italia en una posición defensiva satisfactoria. Cuando Maximino llegó a la Alta Italia, no pudo cruzar de inmediato el río Isonzo debido a las inundaciones y sus ataques al baluarte de Aquiliea fueron rechazados. Bajo la tonta impresión de que sus oficiales eran la causa de su desgracia, mandó a ejecutar a varios de ellos, y así hizo surgir el descontento entre los soldados, especialmente en la Segunda Legión Partiana cuyas esposas e hijos estaban en poder del senado romano en Albano. Estalló un motín espontáneo y Maximino y su hijo fueron asesinados. Pupieno, quien se apresuró al lugar desde Rávena, recompensó a las tropas liberalmente y les tomó el juramento de fidelidad a favor de los tres emperadores senadores residentes en Roma.


Bibliografía: MOMMSEN, Romische Geschichte, V (Berlin, 1885); SCHILLER, Gesch. d. rom. Kaiserzeit, vol. I, pt. II (Gotha, 1883); DOMASZEWSKI, Gesch. der rom. Kaiserzeit, II (Leipzig, 1909).

Fuente: Hoeber, Karl. "Caius Julius Verus Maximinus Thrax." The Catholic Encyclopedia. Vol. 10. New York: Robert Appleton Company, 1911. <http://www.newadvent.org/cathen/10077c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina.