Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 18 de octubre de 2017

Beato Alejandro Briant

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Jesuita y mártir ingles; nació en Somersetshire, de una familia yeoma, aproximadamente en 1556. Fue ejecutado en Tyburn, el 1 de diciembre de 1581. A temprana edad ingresó al Hert Hall en Oxford, donde su belleza y actitud de pureza, el hizo ganar el sobrenombre de “el bello joven”. En Oxford llegó a ser estudiante del Padre Robert Persons con quien propició la conversión de Richard Holtby. Habiendo dejado la universidad, entró en la Universidad de Reims, donde le precedió Holtby, y fue ordenado sacerdote el 29 de marzo de 1578.

Fue asignado en el año siguiente, a trabajar en su condado, en Somersetshire, lo que realizó con especial entusiasmo. Durante esta época estrechó su amistad con su anterior tutor el Padre Robert Persons, y quizá fue este hecho el que le condujo a la muerte. Se le arrestó en una acción mediante la cual se buscaba al Padre Persons, el 28 de abril de 1581; esta acción buscaba encontrar información acerca del perseguido. Luego de que no se obtenía la pretendida información en la prisión de Londres, se le aplicaron torturas.

A la carencia de alimento y frío se agregó el que se le enterraran agujas bajo las uñas. Fue durante este tiempo de tortura que escribió su carta a los Padres Jesuitas de Inglaterra, en ella requería que se le admitiera en la orden, lo que fue concedido. Pero su membresía llegó a tener una corta duración. Junto con otros seis sacerdotes, fue condenado el 16 de noviembre de 1581, en Westminster, por los cargos de alta traición, y se le condenó a muerte.

Se tienen diversas versiones sobre los últimos sufrimientos que tuvo que enfrentar tanto durante el tiempo de la tortura, como el día de la ejecución. Se le puso, por parte del verdugo, en sufrimiento innecesario. Se dice que su rostro se mantuvo con hermosura a pesar de encarar la muerte. En su carta a los jesuitas, indica que no sentía dolor en las torturas, agregando que “si esto es milagroso o no, sólo Dios lo sabe”. Tenía escasamente veinticinco años cuando padeció el martirio.

Escrito por E.F. Saxton.

Trascrito por Joseph P. Thomas

Traducción al castellano de Giovanni E. Reyes