Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 18 de octubre de 2017

Bautistas

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Del griego, baptizein, bautizar)

Es una denominación protestante que existe principalmente en países de habla inglesa y debe su nombre a su doctrina y práctica características en lo referente al bautismo.

Principios Distintivos

Los Bautistas consideran que las Escrituras son la regla de fe y práctica suficiente y exclusiva. En su interpretación, cada individuo goza de libertad ilimitada. No reconocen como autorizado ningún esquema de doctrinas y servicio que no esté basado en las Escrituras.

Sus creencias en general son meras declaraciones de opiniones doctrinales frecuentes, para los cuales no es necesaria una aprobación más allá de la convicción personal. Las dos principales confesiones de fe bautistas son la Confesión de 1688, o Confesión de Filadelfia, y la Confesión de Nueva Hampshire. La Confesión de Filadelfia es la Confesión de Westminster (presbiteriana) modificada en un sentido bautista. Aparecida primeramente en 1677, fue reimpresa en 1688, aprobada por la Asamblea Bautista Inglesa en 1689 y adoptada por la Asociación Bautista en Filadelfia en 1742, circunstancia que explica su nombre actual. Es generalmente aceptada por los Bautistas de Inglaterra y de los estados sureños de la Unión, mientras que los estados norteños se adscriben más a la Confesión de Nueva Hampshire. Esta última fue adoptada por la Convención del Estado de Nueva Hampshire en 1833. Su leve diferencia doctrinal con la Confesión de Filadelfia consiste en una presentación del sistema calvinista más moderada.

Los Bautistas consideran que solo son miembros de la Iglesia de Cristo aquellos que han sido bautizados haciendo una profesión personal de fe. Concuerdan en el rechazo del bautismo de los niños como contrario a las Escrituras, y en la aceptación de la inmersión como la única modalidad valida de Bautismo. Todos los niños que mueren antes de la edad de responsabilidad, sin embargo, se consideran salvados. El Bautismo y la Eucaristía, los dos únicos sacramentos, u ordenanzas como ellos los llaman, que los Bautistas generalmente admiten, no son producto de la gracia, si no meros símbolos. El Bautismo no confiere, sino simboliza, la rehabilitación, la cual ya ha tenido lugar.

En la Eucaristía, Jesucristo no está realmente presente, la Cena del Señor meramente expone la muerte de Cristo como el poder que nutre la vida del creyente. Fue instituida solo para los seguidores de Cristo; de ahí que los Bautistas, en teoría, comúnmente solo admiten a ella a los miembros reconocidos de la iglesia y excluyen a los de afuera (comunión cerrada). La comunión abierta, sin embargo, ha sido practicada extensamente en Inglaterra y está ganando terreno hoy entre los Bautistas americanos.

Por su sistema de gobierno eclesial, los Bautistas son congregacionales; por ejemplo, cada iglesia disfruta de absoluta autonomía. Sus agentes son los mayores de los obispos y los diáconos. Los mayores ejecutan las diferentes funciones pastorales y el diácono es su asistente tanto en los asuntos espirituales y temporales. Estos agentes son escogidos por sufragio común y ordenados por consejos de pastores y representantes de las iglesias vecinas. Una iglesia puede, en caso de necesidad, solicitar ayuda de otra iglesia; puede, en caso de dificultad, consultar a otras iglesias; pero nunca, aún en tales casos, pueden los miembros de una congregación adquirir autoridad sobre otra congregación. Mucho menos puede un poder secular interferir en los asuntos espirituales, una iglesia de estado es un absurdo.

Historia

Los Bautistas en las Islas Británicas

En el siglo XVI la historia de Inglaterra menciona frecuentemente a personas que rechazan el bautismo de niños. Sabemos de su presencia en la isla a través de las persecuciones que ellos soportaron. Tan temprano como en 1535 diez anabaptistas fueron muertos y la persecución continuó a lo largo de ese siglo. Las victimas parecen haber sido principalmente refugiados holandeses y alemanes. Se desconoce qué influencia tuvieron en la propagación de sus opiniones, pero, como una consecuencia necesaria, los principios bautistas llegaron a ser, a través de ellos, menos que una novedad inaceptable a los ojos de los ingleses. La primera congregación bautista fue organizada a principios del siglo diecisiete. Casi en sus inicios, la denominación fue dividida en arminianos, o Bautistas generales, así llamados a causa de su creencia en el carácter universal de la redención de Cristo, y calvinistas o Bautistas particulares, quienes mantuvieron que la redención de Cristo estaba destinada solo para los elegidos. El origen de los Bautistas generales está relacionado con el nombre de John Smyth (m. 1612), pastor de la iglesia de Gainsborought, Lincolnshire; el cual había sido separado de la Iglesia de Inglaterra. Hacia 1606, pastor y rebaño, para escapar a la persecución, huyeron a Ámsterdam, donde formaron la segunda congregación inglesa. En 1609, Smyth, posiblemente debido en alguna medida a la influencia menonita, rechazó el bautismo de niños, aunque conservó la inmersión. En esto fue apoyado por su iglesia. Algunos miembros de la congregación regresaron a Inglaterra (1611 o 1612) bajo el liderato de Helwys (hacia 1550-1616) y formaron en Londres el núcleo de la primera comunidad bautista. La persecución había disminuido y no parece que ellos hayan sido molestados. Hacia 1626 había en diferentes partes de Inglaterra cinco Iglesias Bautistas Generales; hacia 1644 se dice que se habían incrementado a cuarenta y siete y hacia 1660 los Bautistas Generales comienzan a afirmar que la inmersión era la única forma válida de bautismo. Fueron perseguidos por Carlos II (1660-85), pero el Acta de Tolerancia (1689) brindó alivio y reconoció a los Bautistas como la tercera denominación discrepante (Presbiterianos, Independientes y Bautistas). En el siglo dieciocho, las ideas antitrinitarias se expandieron entre los Bautistas generales, y hacia 1750 muchos, quizás la mayoría de ellos, se habían convertido en Unitarios. Como resultado de la gran reanimación wesleyana de la segunda mitad del siglo dieciocho, entre los Bautistas generales se manifestó una nueva actividad religiosa.

Dan Taylor (1738-1816) organizó la porción ortodoxa de los mismos en la Nueva Conexión de los Bautistas Generales. El último apelativo pronto desapareció, tan pronto la Vieja Conexión o partido no ortodoxo, gradualmente se fundió en la denominación Unitaria. En 1816, los Bautistas Generales establecieron una sociedad misionera. Sus diferencias doctrinales con los Bautistas Particulares desaparecieron gradualmente en el curso del siglo diecinueve, y los cuerpos se unieron en 1891.

Los Bautistas Particulares se originaron poco tiempo después que los Bautistas Generales. Su primera congregación fue organizada en 1633 por antiguos miembros de la Iglesia separatista de Londres, quienes se separaron y fueron rebautizados. El señor John Spillbury se convirtió en su ministro. En 1638 ocurrió una segunda secesión de la iglesia original, y en 1640 se formó otra Congregación Particular. Comenzó entonces a ser sostenida la opinión de que sólo la inmersión era el bautismo real. Richard Blunt fue enviado a Holanda a ser debidamente sumergido. A su regreso, él bautizó a los otros, y así la primera Iglesia Bautista, en el pleno significado del término, fue constituida en 1641. En 1644 habían siete iglesias Bautistas Particulares en Londres. Ellos redactaron una confesión de fe (1644), la cual fue publicada nuevamente en 1646. Los Bautistas Particulares entonces se incrementaron rápidamente en número e influencia. Algunos de ellos ocuparon prominentes posiciones bajo Cromwell. Los Bautistas fueron a Irlanda con el ejército de este último, donde la denominación nunca floreció, y a Escocia, donde echó raíces fuertes solo después de 1750 y adoptó algunas prácticas particulares. Gales probó ser una tierra más fructífera. Se fundó una iglesia en o cerca de Swasea en 1649. En tiempos del Commonwealth (1649-60) se multiplicaron las iglesias debido a la exitosa prédica de Vavasour Powell (1617-70) y el número de Bautistas, todos calvinistas, es hoy comparativamente grande en Gales y Monmouthshire. Uno de los hombres prominentes que sufrió persecución por la causa Bautista bajo Carlos II fue John Bunyan (1628-88), el autor de The Pilgrim Progress (El Progreso del Peregrino). En la primera parte del siglo dieciocho los Bautistas Particulares dañaron su propia causa debido al excesivo énfasis del elemento calvinista en su enseñanza, que les hizo condenar la actividad misionera y bordeó el fatalismo. El resurgir Wesleyano provocó una reacción contra la influencia del ultra-calvinismo. Andrew Fuller (1754-1815) y Robert Hall (1764-1831) postularon puntos de vista teológicos más moderados. La Baptist Home Mission Society (Sociedad Casa Bautista Misionera) fue formada en 1779. En 1792 la fundación de la Sociedad Bautista Misionera en Kettering, Northamptonshire, inauguró el trabajo de las misiones a los paganos. En esta empresa, el principal promotor fue William Carey (1761-1834). Quizás el más eminente predicador bautista del siglo diecinueve en Inglaterra fue C. H. Spurgeon (1834-92), cuyos sermones fueron publicados semanalmente y tuvieron una gran circulación. En años recientes, los Bautistas crearon la Fundación Siglo XX para promover los intereses de la denominación.

Los Bautistas en los Estados Unidos

La primera iglesia bautista en los Estados Unidos no surgió históricamente de las iglesias bautistas de Inglaterra, sino que tuvo un origen independiente. Fue establecida por Roger Williams (hacia 1600-83). Williams era un ministro de la Iglesia de Inglaterra que, debido a sus ideas separatistas, escapó a América en busca de libertad religiosa. Desembarcó en Boston (Febrero de 1631) y pronto después de su llegada fue llamado a ser pastor de Salem. Ciertas opiniones, como por ejemplo, su rechazo al derecho del poder secular para divulgar delitos puramente religiosos y su denuncia de los estatutos de la Colonia de Massachusetts como carentes de valor, lo puso en conflicto con las autoridades civiles. Fue llamado ante la Corte General en Boston y habiéndose negado a retractarse, fue desterrado (Octubre de 1635). Dejó la colonia y adquirió de los indios Narrangansett una extensión de tierra. Pronto se unieron a él otros colonos, y el asentamiento, que fue uno de los primeros en los Estados Unidos en ser establecido sobre la base de una completa libertad religiosa, se convirtió en la ciudad de Providencia. En 1639 Williams repudió el valor del bautismo que había recibido en la infancia, y fue bautizado por Ezekiel Holliman, un antiguo miembro de la iglesia de Salem. Una vez bautizados Williams y otros diez por Holliman, de este modo se constituyó la primera Iglesia Bautista en el Nuevo Mundo. Una segunda iglesia fue fundada poco después (hacia 1644) en Newport, Rhode Island, de la cual John Clark (1609-76) fue el pastor. En la colonia de Massachusetts, de 1642 en adelante, los Bautistas, debido a sus opiniones religiosas, entraron en conflicto con las autoridades locales. En 1644 fue aprobada una ley contra ellos. A pesar de esto, encontramos en Rehoboth, en 1649, Bautistas que comenzaron a sostener reuniones regulares. En 1633, John Myles, que había emigrado con su iglesia bautista desde Swansea, Gales, se establecieron en el mismo lugar y la mayoría de los escritores datan el establecimiento de la primera iglesia bautista en Massachusetts en el tiempo de su llegada. La comunidad fue trasladada en 1667 a un nuevo lugar cerca de la frontera de Rhode Island, que ellos llamaron Swansea. La primera iglesia bautista en Boston fue establecida en 1665, y la organización de la primera en Maine, entonces parte de Massachusetts, fue completada en 1682. Los miembros de esta, teniendo en cuenta la persecución a la cual todavía estaban sujetos, la mudaron en 1684 a Charleston, Carolina del Sur, y fundaron la primera iglesia bautista en el sur. La iglesia de Groton (1705), fue la primera en Connecticut, donde había cuatro en existencia en el comienzo de la reanimación religiosa conocida como el Gran Avivamiento (1740).

Durante el período de estas fundaciones en Nueva Inglaterra, los Bautistas aparecieron también en el estado de Nueva York, al menos tan pronto como en 1656. La fecha exacta del establecimiento de esta primera iglesia no está determinada, pero fue probablemente a comienzos del siglo dieciocho. De 1684 en adelante, también aparecieron iglesias en Pennsylvania, Nueva Jersey y Delaware. Cold Spring, Bucks Co. tuvo la primera en Pennsylvania (1684); y Middletown encabeza la lista en Nueva Jersey (1688). También se organizó una congregación en 1688 en Pennepek, o Bajo Dublín, ahora parte de Filadelfia. Las últimas iglesias ejercieron una considerable influencia en la formación del sistema doctrinal de la mayor parte de los bautistas americanos. Filadelfia llegó a ser un centro de la organización y actividad bautista. Hasta alrededor del año 1700 parecería que la mayoría de los Bautistas americanos pertenecían a la rama General o a la Arminiana. Muchas de las primeras iglesias fueron de este tipo. Pero solamente las congregaciones Bautistas Particulares fueron establecidas en y alrededor de Filadelfia y esto a través de la Asociación Filadelfia en 1707, que promovió intercambio social mutuo entre ellas, llegando a ser una gran organización central, alrededor de la cual se congregaron otras iglesias bautistas. Como resultado, vemos hoy el gran número de bautistas particulares (regulares). Hasta el gran avivamiento, sin embargo, que dio nuevo ímpetu a su actividad, ellos crecieron, pero lentamente. Desde aquel tiempo su progreso no ha sido seriamente frenado, ni siquiera por la Revolución. Es cierto que la Academia de Hopewell, Nueva Jersey, su primera institución educacional, establecida en 1756, desapareció durante la guerra; pero el Colegio Rhode Island, aprobado en 1764, la sobrevivió y llegó a ser la Universidad Brown en 1804. Otras instituciones educacionales, para mencionar solamente las primeras, fueron fundadas en el comienzo del siglo diecinueve: el Colegio Waterville (ahora Colby), en Maine en 1818; Universidad Colgate, en Hamilton, Nueva York, en 1820; y en 1821 el Columbian College (ahora la Universidad no denominacional George Washington).

El trabajo misionero organizado fue también asumido en esa época. En 1814 fue establecida en Filadelfia la Convención Misionera de la Denominación Bautista en los Estados Unidos de América para las Misiones en el Extranjero. Fue dividida en 1845 y formada la Unión Misionera Bautista Americana para el Norte, con sus cuartel general actualmente en Boston, y la Convención Bautista del Sur, con cuarteles generales en Richmond, Virgina y Atlanta, Georgia, para las misiones extranjera y nacional, respectivamente. En 1832, la Sociedad Casa Misionera Bautista Americana, pensada primariamente para los estados del Oeste, fue organizada en Nueva York, donde todavía tiene sus oficinas centrales. En 1824, fue formada en Washington la Sociedad de los Bautistas Generales para Tratados, mudada a Filadelfia en 1826, y en 1840 vino a ser la Sociedad Bautista Americana de Publicaciones. Los Bautistas regulares se dividieron en 1845, debido a la cuestión de la esclavitud, no tanto en el aspecto doctrinal como orgánicamente. Desde esa época, los intentos de reunirlos han sido infructuosos, ellos existen en tres cuerpos: del Norte, del Sur, y De Color. Los Bautistas del Norte constituyeron el 17 de mayo de 1907 en Washington, un cuerpo representativo, llamado Convención Bautista del Norte, cuyo objetivo es: “dar expresión a los sentimientos de sus miembros, sobre materias de importancia denominacional y de interés general moral y religioso”. El Gobernador Hughes de Nueva York fue elegido presidente de la nueva organización.

Los Bautistas en otros países

a. América La primera iglesia bautista en el Dominio de Canadá fue organizada en Horton, Nueva Escocia, en 1763, por el Rev. Evenezer Moulton, de Nueva Inglaterra. Esta iglesia, como muchas de las primeras, estaba compuesta por bautistas y congregacionalistas. El influjo de colonos de Nueva Inglaterra y Escocia y el trabajo de entusiastas evangelistas, como Teodoro Seth Harding, que laboró en las Provincias Marítimas de 1795 a 1855, pronto incrementaron el número de bautistas en el país. El final del siglo dieciocho estuvo marcado por un período de reavivamiento, el cual preparó la formación de la Asociación de Iglesias Bautistas de Nueva Escocia y Nueva Brunswick en 1800. En 1815 fue formada una sociedad misionera y el trabajo de organización en cada área de actividad fue continuado a través del siglo diecinueve, creciendo a ritmo acelerado con el número e influencias bautistas. En 1819 algunas sociedades previamente existentes fueron consolidadas en la Convención Bautista de Ontario y Quebec, cuyos varios departamentos de trabajo son: misiones nacionales, misiones extranjeras, publicaciones, iglesias edificios, etc. Entre las instituciones educacionales de los Bautistas Canadienses deben ser mencionadas el Colegio Acadia (fundado en 1838), el Colegio Woodstock (fundado en 1860), y la Universidad McMaster de Toronto, cuyos estatutos fueron aprobados en 1887. El Colegio Moulton para mujeres (abierto en 1888) está afiliado a las instituciones antes mencionadas. En otros lugares de América, los Bautistas están principalmente representados en los países colonizados por Inglaterra. Así, encontramos una iglesia bautista en Jamaica tan pronto como en 1816. En América Latina las iglesias bautistas no son numerosas y son de origen misionero. Recientemente, los Bautistas del Norte han tomado Puerto Rico como su campo especial, mientras la Convención Bautista del Sur ha escogido a Cuba.

b. El continente europeo

El fundador de las iglesias bautistas de Alemania fue Johann Gerhard Oncken, cuyos estudios independientes de las Escrituras le permitieron adoptar las opiniones Bautistas, varios años antes él había tenido la oportunidad de recibir el “bautismo de creyentes”. Habiendo escuchado incidentalmente que un bautista americano, B. Sears, estaba continuando sus estudios en Berlín, se comunicó con él y fue a verle a Hamburgo con otros seis bautistas, en 1834. Su actividad como predicador atrajo nuevos adeptos al movimiento. El número de los Bautistas se incrementó, a pesar de la oposición de las iglesias oficiales alemanas. Solo en Prusia hubo una tolerancia relativa a ellos, hasta que la fundación del Imperio les trajo en casi todas partes libertad en el ejercicio de su religión. Una escuela teológica bautista fue fundada en 1881 en Hamburgo-Horn. Desde Alemania los bautistas se extendieron a los países vecinos, Dinamarca, Suecia, Suiza, Austria, Rusia. En ningún otro lugar del continente europeo el éxito de los bautistas fue tan marcado como en Suecia, donde su número hoy es mayor incluso que en Alemania. Los Bautistas suecos datan del año 1848, cuando cinco personas fueron bautizadas en Gothenburg por un ministro bautista de Dinamarca. Andreas Wiberg se convirtió en su gran líder (1855-87). Ellos han tenido un seminario en Estocolmo desde 1866. Entre las naciones latinas los bautistas nunca ganaron un apoyo firme, aunque una iglesia Bautista Particular parece haber existido en Francia hacia 1646, y una escuela teológica fue establecida en aquel país en 1879.

c. Asia, Astralasia y África

William Carey predicó por primera vez la doctrina bautista en la India en 1793. La India y los países vecinos han sido siempre desde que se recuerda un campo favorito para el trabajo misionero bautista y tienen florecientes misiones. Las misiones existen también en China, Japón, y algunos otros países asiáticos. Las primeras iglesias bautistas en Australasia fueron organizadas entre 1830 y 1840 en diferentes lugares. La inmigración desde Inglaterra, de dónde fueron traídos hasta fecha muy reciente los principales pastores bautistas, incrementó, aunque no rápidamente, los números de la denominación. Durante el período que se extiende entre 1860 y 1870, se le dio un nuevo impulso a la actividad bautista. En Australia fueron organizadas iglesias en rápida sucesión, y el trabajo misionero creció en la India. Los dos principales obstáculos de los que se han quejado los bautistas en esa parte del mundo, son el socialismo de estado, a saber, la excesiva concentración de poder en el ejecutivo, y el deseo de lealtad a principios y prácticas estrictamente denominacionales. Las iglesias bautistas del continente africano son, si exceptuamos a Sudáfrica, de origen misionero. Los bautistas negros de los Estados Unidos tuvieron desde fecha temprana misioneros en este campo. Dos hombres de color, Lott Carey, un antiguo esclavo, y Colin Teague, izaron vela en 1820 hacia Liberia, donde la primera iglesia bautista fue organizada en 1821. Hoy encontramos misiones bautistas en varios lugares de África.

Cuerpos Bautistas Menores

Codo con codo con el mayor cuerpo de bautistas, existen varias sectas. Estas se encuentran principalmente en los Estados Unidos.

1. La Iglesia Bautista de Cristo originada en Tennessee, alrededor de 1808, y diseminada a varios estados del sur. Su doctrina es una forma moderada de calvinismo, que cree en una expiación general y la admisión del “lavado de pies” como ordenanza religiosa. [Comulgantes, 8 254, de acuerdo con el Dr. H. K. Carroll, la autoridad reconocida, cuya estadística, publicada en The Christian Advocate (Nueva York, 17 de enero de 1907, p. 98, nosotros citaremos para estas sectas.]

2. Los Campbellitas, Discípulos de Cristo, o Cristianos datan, como cuerpo religioso distinto, de principios del siglo diecinueve, ellos son producto de aquel movimiento que se manifestó simultáneamente en algunas de las denominaciones religiosas de los Estados Unidos, a favor sólo de la Biblia, sin credo .Thomas Campbell (1763-1854) y Alexander Campbell (1788-1866), padre e hijo, fueron los líderes del movimiento. (Comulgantes, 1 264 758).

3. Los Dunkards (del alemán tunken, mojar), Bautistas alemanes, o Hermanos, fueron fundados hacia 1708 en Alemania por Alexander Mack. Entre 1719 y 1729 emigraron todos a los Estados Unidos y se asentaron mayormente en Pensilvania. Hoy son encontrados en muchas partes de la Unión, pero han ocurrido divisiones entre ellos. Practican tres inmersiones, mantienen su servicio de comunión, que está precedido por el ágape, en la tarde, y buscan ser excesivamente simples y no ostentosos, en su interacción social, vestimenta, etc. (Membrecía 121 194).

4. Los Bautistas de Libre Albedrío se corresponden en doctrina y práctica con los Bautistas Generales ingleses, pero originados en los Estados Unidos. Existen en dos cuerpos diferentes. El más antiguo fue fundado en Carolina del Norte y constituido asociación en 1729. Muchos de sus miembros se unieron subsecuentemente a los Bautistas Regulares. Aquellos que no se les unieron, fueron conocidos como los Free Willers (Libre albedrío) y más tarde como los Bautistas Originales de Libre Albedrío, y se encuentran en las dos Carolinas. El mayor cuerpo de los Bautistas de Libre Albedrío fue fundado en Nueva Hampshire. Benjamin Randall organizó la primera iglesia en Nueva Durham en 1780. La denominación se expandió a través de Nueva Inglaterra y el Oeste y se unió en 1841 a los Bautistas de comunión libre de Nueva York (incremento, 55 iglesias y 2500 miembros. Mantienen varios colegios y academias y han cambiado su nombre oficial a Bautistas Libres. Los Bautistas Generales Americanos doctrinalmente están sustancialmente de acuerdo con los Freewill Baptists. (Membresía, Original Freewill Baptists, 12 000; Freewill Baptists, 82 303; Bautistas Generales, 29 347).

5. The Old Two-Seed-in-the-Spirit Predestinatarian Baptists (Bautistas Predestinatarianos de la Antigua Doble Simiente en el Espíritu) son maniqueos en doctrina, sosteniendo que hay dos semillas, una del bien y una del mal. La doctrina es acreditada a Daniel Parker, quien laboró en diferentes lugares de la Unión en la primera mitad del siglo diecinueve (12 851 comulgantes).

6. Los Bautistas primitivos, también llamados de la Vieja Escuela, Anti-Misión, y Bautistas Hard-Shell, constituyen una secta que está opuesta a las misiones, las escuelas dominicales, y en general a las instituciones religiosas humanas. Surgieron alrededor de 1835 (126 000 comulgantes).

7. La fundación de los Separados y de los Bautistas unidos fue el resultado, tanto inmediato como mediato, de la actitud tomada por algunos bautistas hacia el movimiento de reanimación Whitefield del siglo dieciocho (Bautistas separados, 6 479; Bautistas unidos, 13 209).

8. Los Bautistas del séptimo día difieren de los principios de los Bautistas generalmente solo en la observancia del séptimo día de la semana como el Sábado del Señor. Aparecieron en Inglaterra a finales del siglo dieciséis bajo el nombre de Bautistas Sabatarianos. Su primera iglesia en este país fue organizada en Newport, Rhode Island en 1671. En 1818 adoptaron el nombre de Bautistas del Séptimo Día. (Comulgantes, 8 493).

9. Los Bautistas de los Seis Principios, son un pequeño cuerpo y datan del siglo diecisiete. También son llamados de las seis doctrinas de su credo, contenidas en Hebreos 6, 1-2: a) arrepentimiento de los trabajos muertos; b) Fe en Dios; c) La doctrina del Bautismo; d) La imposición de manos; e) La resurrección de los muertos, f) El juicio eterno. (858 comulgantes).

10. Los Winebrennerianos o Iglesia de Dios fueron fundados por John Winebrenner(1797-1860) en Pensilvania, dónde todavía permanece la fortaleza de su jefe. La primera congregación fue establecida en 1829. Los Winebrennerianos admiten tres ordenanzas divinas: el bautismo, el lavado de pies, y la Cena del Señor. (41 475 comulgantes)

Estadísticas (a 1910)

De acuerdo con el Anuario Bautista Americano, publicado anualmente en Filadelfia, habían en 1907, no incluyendo las sectas bautistas menores, 5 736 263 bautistas en el mundo. Tenían 55 505 iglesias y 38 216 ministros ordenados. La denominación contaba con 4 974 014 miembros en Norteamérica; 4 812 653 en los Estados Unidos con propiedades eclesiales por valor de $109 960 610; y 117 842 en Canadá. América del Sur cuenta con 4 465 bautistas, Europa 564 670 (464 751 en Gran Bretaña, 44 656 en Suecia, 33 790 en Alemania, 24 132 en Rusia); Asia 155 969; Australasia 24 402; y África 12 743. La afirmación estadística del Dr. H. K. Carroll, ya referida arriba, acredita a los Bautistas Regulares junto con once ramas de denominaciones en los Estados Unidos hacia 1906, con un membrecía de 5 140 770; 54 566 iglesias y 33 010 pastores; los Bautistas Regulares, Norte: 1 113 222, Sur: 1 993 563; De Color: 1 779 969. Las divisiones en la bibliografía corresponden a las divisiones del artículo.


Bibliografía: I. STRONG, Systematic Theology (3d ed., New York, 1890); SCHAFF, The Creeds of Christendom (New York, 1877), I, 845-859; III, 738-756; MCCLINTOCK AND STRONG, Cyclopedia of Bibl., Theol., and Eccl. Lit. (New York, 1871), I, 653-660; CATHCART. The Baptist Encyclopedia (Philadelphia, 1881). II.--(1) CROSBY, The History of the English Baptists (London, 1738-40); IVIMEY, A History of the English Baptists (London, 1811-30); TAYLOR, The History of the English General Baptists (London, 1818); ARMITAGE, A History of the Baptists (New York, 1887); VEDDER, The Baptists (New York, 1903) in the Story of the Churches Series. (2) NEWMAN, A History of the Baptist Churches in the United States (4th ed., New York, 1902) in Am. Church Hist. Ser., II, bibliog., xi-xv; BURRAGE, A History of the Baptists in New England (Philadelphia, 1894); VEDDER, History of the Baptists in the Middle States (Philadelphia, 1898); SMITH, A History of the Baptists in the Western States (Philadelphia, 1900); RILEY, A History of the Baptists in the Southern States (Philadelphia, 1899). (3) NEWMAN, A century of Baptist Achievement (Philadelphia, 1901); LEHMAN, Geschichte der deutsch. Baptisten (Hamburg, 1896); SCHROEDER, History of the Swedish Baptists, (New York, 1898). III. CARROLL, The Religious Forces of the United States (New York, 1893) in Amer. Church Hist. Series, I; TYLER, The Disciples of Christ (New York, 1894) in same Series, XII, 1-162; STEWART, History of the Freewill Baptists (Dover, New Hampshire, 1862).

Fuente: Weber, Nicholas. "Baptists." The Catholic Encyclopedia. Vol. 2. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/02278a.htm>.

Traducido por Rolando Sabín