Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Miércoles, 18 de octubre de 2017

Autos de fe

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Estos dos nombres son usados para designar las representaciones dramáticas que prevalecieron entre naciones Cristianas al término de la Edad Media. Debe notarse que la palabra "Misterio" a menudo ha sido aplicado a todos los dramas cristianos antes del siglo dieciséis, puesto que habían sido limitados a aquellos del siglo quince, el cual representa al gran esfuerzo dramático anterior al renacimiento. Antes de este periodo piezas dramáticas fueron llamados "juegos" o "milagros". Las representaciones rudimentarias, al principio conocidas en el interior de las Iglesias, han sido señaladas como dramas litúrgicos.

DRAMA LITÚRGICO

El origen del drama medieval estuvo en la religión. Es cierto que la Iglesia prohibió lo recto durante los primeros siglos para presenciar las representaciones licenciosas del paganismo decadente. Pero una vez que este teatro inmoral hubo desaparecido, la Iglesia permitió y contribuyó ella misma al desarrollo gradual de un nuevo drama, el cual no solo era moral, sino también edificante y piadoso. En ciertas fiestas solemnes, tales como Cuaresma y Navidad el oficio era interrumpido, y los sacerdotes exponían, en presencia de los asistentes, el evento religioso que estaba siendo celebrado. Al inicio el texto de este drama litúrgico era muy breve, y era tomado únicamente del Evangelio o del Oficio del día. Era en prosa y en latín. Pero por grados de versificación insinuante. Lo más antiguo de tal "metáfora" dramática (cuanto se quiera) del servicio de cuaresma son de Inglaterra y data del siglo diez. Pronto el verso penetró al drama completo, al prosa llegó a ser la excepción, y lo vernáculo apareció detrás del Latín. Así, en el drama francés de "Las doncellas Prudentes" (primera mitad del silo doce), lo cual hace poco más que describir la parábola del Evangelio de las doncellas prudentes y tontas, el coro emplea el Latín mientras el Mesías y las doncellas usan tanto el Latín y el Francés, y el ángel habla solo en Francés. Cuando lo vernáculo hubo suplantado totalmente el Latín y que la calidad de inventiva individual tuvo al mismo tiempo que hacer valer sus propios derechos, el drama dejó el recinto de la Iglesia y cesó de ser litúrgico sin, no obstante, perder su carácter religioso. Esta evolución parece haber sido llevado a cabo en el siglo doce. Con el aspecto de lo vernáculo un desarrollo del drama al lado de líneas patrióticas llegó a ser posible. Primero vamos a trazar este desarrollo en Francia.

DRAMAS Y MILAGROS DE LOS SIGLOS DOCE Y TRECE

El primer drama Francés presentado en el siglo doce se llamó "Adán", y fue escrito por un autor Inglés-Normando cuyo nombre se desconoce. El tema se extiende desde el término al paraíso terrenal al tiempo de los Profetas quienes vaticinan al Redentor, relatando de paso la historia de Caín y Abel. Está escrito en Francés, aunque las instrucciones a los actores están en Latín. Era representado ante la puerta de la Iglesia. Del siglo trece tenemos "la representación de San Nicolás" de Jean Bodel, y el "Milagro de Teófilo" de Rutebeuf. Jean Bodel era nativo de Arras, y puso por obra San Luis en la cruzada a Egipto. Pone la escena de su representación en el Este, y mezcla con episodios heroicos de las cruzadas pinturas realistas tomadas de tabernas. Su drama concluye con una conversión general de los Musulmanes asegurados a través de un milagro de San Nicolás. Rutebeuf, quien prosperó en la segunda mitad del siglo trece, nació en Champagne pero vivió en París. Aún cuando al principio era un jugador y holgazán, parece terminó sus días en un claustro. Su maravilla describe la leyenda, tan famosa en la Edad Media, de Teófilo, el ecónomo de la Iglesia de Adana en Cilicia, quien perdiendo su oficio cambió su alma al diablo para recuperarlo. Pero, habiéndose arrepentido, obtuvo de la Virgen Bendita el regreso milagroso del nefando contrato.

MILAGROS DE NUESTRA SEÑORA

Con excepción de la representación de Griseldis, cuya heroína, una pobre pastora, casada con el Marqués de Saluces es sometida a pruebas crueles por su esposo, y por la protección de Santa Inés triunfa sobre todos los obstáculos, la actividad dramática completa del Siglo XIV estuvo dedicada a los milagros de Nuestra Señora. Cuarenta y dos muestras de este estilo de drama son vivientes. Incluso la Bienaventurada Virgen salva o consuela por intervenciones milagrosas aquellos quienes sin culpa y desafortunados y algunas veces grandes pecadores los cuales han confiado en ella. El autor o autores de estos trabajos son desconocidos.

LOS MISTERIOS

El Siglo XV es el siglo de los "misterios". La palabra es sin duda derivada del latín ministerium y significa "hecho". En la Edad Media dramas sagrados fueron también llamados con otros nombres, en Italia funzione, en España autos(hechos). Aún hoy decimos "drama", una palabra de significado análogo. Pero los misterios dramático y dogmático fueron pronto confundidos, y fue de allí que aquel obtuvo su nombre del más reciente porque las representaciones frecuentemente tomaron por tema los misterios la creencia cristiana. Sin embargo, los misterios eran a menudo dedicados a un Santo, y en casos especiales, también representaban cosas que no eran religiosas. Por lo tanto tenemos "el misterios del Sitio de Orleáns", y también "el misterio de la destrucción de Troya", los dos únicos misterios profanos que han sido conservados. Los misterios pueden ser agrupados bajo tres períodos, el del Antiguo Testamento, el del Nuevo Testamento y el de los Santos. Debemos tener en mente que en todo esto los autores mezclaron verdad y leyenda sin distinción. Lo más célebre de esto fueron los dramas de pasión, por el cual debe ser entendido no sólo los dramas dedicados a la Pasión propiamente así llamada, sino también a aquellos que pusieron en marcha la Historia completa del Salvador. De 1400 a 1550 los autores fueron numerosos, cerca de ellos son conocidos, muchos de ellos son sacerdotes.

Al principio un poco cortos, los dramas eventualmente llegaron a ser muy largos. Entonces Arnoul Greban canónigo de la Iglesia de LeMaus, escribió casi en 1450 una "pasión" consistente de hasta 35,000 versos. Este drama fue sin embargo posteriormente perfeccionado más de 30 años después por un médico de Angers, Jean Michel, cuyo trabajo fue el más famoso y el mejor de su clase.

El mismo Greban y su hermano Simón, un monje de San Riquier, compusieron juntos un enorme drama de los "Hechos de los Apóstoles", consistente de cerca de 62,000 versos, el cual fue dramatizado en su totalidad en Bourges, la representación duró 40 días. El número de versos de dramas aún existentes exceden 1,000,000, y un número grande equivalente debe haberse perdido. Estas piezas no fueron dramatizadas por actores profesionales, sino por asociaciones dramáticas que fueron formadas en todos los pueblos grandes con el propósito de representarlos a ellos. Algunos fueron permanentes, como "el colega de la pasión", la cual en 1402 aseguró el monopolio de las representaciones en París. Para la gente de las clases medias artesanos y sacerdotes (siendo iguales todos los rangos en esta materia) era un envidiable honor tomar parte en los arreglos religiosos. Para dramatizar se condenaban a ellos mismos a una labor a la cual unos pocos de nuestros colegas tenían cuidado de ceder. En algunas "pasiones" el actor que representaba a Cristo tuvo que recitar cerca de 4,000 líneas. Además, la escena de la crucifixión duró tanto de lo que fue en realidad. Se relató que en 1437 el cura Nicolle, quien dramatizó la parte de Cristo en Metz, estuvo a punto de morir en la cruz, y tuvo que ser revivido deprisa. Durante la misma representación otro sacerdote, Jehan D Missey, quien dramatizó la parte de Judas, permaneció colgado tanto tiempo que su corazón falló que tuvo que ser bajado y llevado.

Tocante al lado estético de este drama, los estándares modernos no deberían ser aplicados. Este teatro no ofrece unidad de acción uniforme, porque las escenas no están derivadas una de la otra: ellas siguen una a otra sin ninguna otra unidad que el interés que ajuste al personaje líder y la idea general de la salvación eterna, sea de un solo hombre o de la humanidad, la cual constituye la base común del drama. Además, juntos con escenas patéticas y elevadas son encontradas otras cual sabor a bufonada. Los dramas usados tanto como uno o dos y aún quinientos sujetos, no tomando en cuenta el coro y eran tantos que podrían no ser llamados en una ocasión. Esto es verdad al menos en los dramas fechados desde la mitad del siglo XV; por otro lado, el más antiguo de ellos y los milagros fueron algo cortos. Dos fallas tienen en cada período caracterizando este estilo dramático debilidad y palabrería. Los poetas decían cosas como a ellos se les ocurrían, sin mostrar selección, graduación o sabor. Tenían facilidad, pero abusaron y nunca corrigieron. Posteriormente con el trazo del carácter no hubo arte sea lo que fuere. Los dramas de la Edad Media son simplemente espectáculos grandes y animados. Sin duda sus autores algunas veces, aunque raramente, tuvieron éxito propiamente representando la paciencia y humildad de la augusta Víctima de la Pasión. En esto fueron ayudados por memorias del Evangelio. Más a menudo tenían éxito en interpretar atractivamente las emociones complejas experimentadas por el alma de la Virgen Bienaventurada, pero como un objeto definido el análisis del alma no los ocupó a ellos en todo.

Unas cuantas palabras pueden ser dichas a manera de representación y técnica. Lugares fueron designados por escenario enorme, bastante de lo que realmente se representaba. Dos ó tres árboles, por ejemplo, representaban un bosque, y además la acción a menudo cambiaba de lugar a lugar el escenario no cambió, para simultáneamente mostrarse todas las varias localidades donde los sujetos aparecían sucesivamente en el curso del drama, y el cual estuvo esto en proximidad cercana, ni siquiera en realidad estuvieron seguido alejados uno del otro. Por lo demás nada fue descuidado para atraer la vista. Si el escenario era inalterable, era muy suntuoso y oculto de mecanismo teórico seguido producía sorpresa y encanto como efectos. Los actores eran costosamente vestidos, cada uno sufragaba el costo de su propio disfraz y lucían más por belleza que de verdad. El asunto aceptado de lo increíble y copiado de religión. Por lo demás hubo alguna diferencia entre los milagros y los dramas. Los milagros enfatizaron la intervención sobrenatural de un santo o la Bienaventurada Virgen los eventos podrían ser infinitamente variados, y esto produjo en los autores un amplio campo del cual, no obstante no tomaron ventaja completa auque incidentalmente nos abastecen una multitud de detalles relativo a fuerza de las veces que no son encontrados en otra parte.

Los dramas, al menos en los ciclos del Antiguo y Nuevo Testamento, siguieron una huella de trayectoria desde la cual podían partir con dificultad después que la base era copiada de la Escritura Sagrada. La doctrina tradicional y los caracteres majestuosos de los personajes principales hubieron que ser respetados. No más para compensar este impedimento, el que exaltado, dramático y conmoviendo a individuos como si fueran de ellos. Estos poetas recordaban no sólo los sucesos de este mundo, sino representando ante su audiencia los terrores y las esperanzas del futuro. Colocaban a la vista al mismo tiempo la gloria, la tierra y el infierno, y este enorme tema dio lugar para escenas de fuerte interés. Las escenas de la Pasión son sin duda las más asombrosas las de más movimiento, y las más hermosas que puedan ser establecidas sobre la tierra. Al poeta le faltó arte, pero fue dispensado por su tema, como Sainte-Beuve ha observado él mismo, y de vez en cuando llegaba a ser exaltado pese a él mismo. Y lo que el espectador vio representado no fue ficción, sino la realidad sublime que desde su infancia había aprendido a venerar. Lo que fue puesto ante sus ojos fue lo más ideado para afectarle, las doctrinas de su Fe los consuelos que le confortaban en las tristezas de su vida, y el gozo inmortal prometido en el futuro. De aquí el gran éxito de estas representaciones religiosas. En la máxima celebración una Ciudad podía entregarse a una solemne ocasión y era el drama de la Pasión. En esta ocasión el pueblo entero se agolpaba dentro del enorme teatro, la ciudad estaba desierta y era necesario organizar cuadrillas de ciudadanos armados para proteger las casas solas contra robos. Esta costumbre duró hasta 1548, cuando el parlamento de París prohibió los Colegas de la Pasión para dramatizar de allí en adelante "Los misterios Sagrados". La prohibición fue debida a la oposición de los Protestantes contra la mezcla de comedia y entrega ficticia con las enseñanzas Bíblicas. Estos ataques suscitaron los escrúpulos de algunos católicos, y la judicatura consideró el momento de intervenir. Los misterios sucumbieron; para ejemplo de París, donde ellos habían prohibido ser dramatizados, fue poco a poco continuado en las provincias entonces el drama religioso de la Edad Media desapareció en Francia en la plenitud de su éxito.

INGLATERRA

No existe ningún registro de drama religioso en Inglaterra anterior a la Conquista Normanda. Hacia el inicio del siglo doce escuchamos de un drama de Sta. Catarina llevado a cabo en Dusntable por Geoffroy, posteriormente el abad de San Albans, y un pasaje en la"Vida de Becket" de Fitzstephen muestra que tales dramas fueron comunes en Londres hacia 1170. esto fue evidentemente "Dramas", aunque para Inglaterra la distinción entre dramas y misterios no es de importancia, todos los dramas religiosos son llamados "milagros". De dramas en el sentido estricto de la palabra nada es preservado en la literatura Inglesa. Los primeros dramas religiosos estaban sin lugar a dudas en Latín y Francés. El drama existente más antiguo en Inglés es el "Infierno Horripilante" (siglo trece). Su temas es el descenso de Cristo al infierno de los condenados, y pertenece al ciclo de los dramas de Cuaresma.

Desde el siglo catorce data el drama de "Abraham e Isaac". Un gran impulso fue dado de nuevo al drama religioso en Inglaterra como en parte por la institución del festival de Corpus Christi (1264; generalmente observado desde 1311) con sus procesiones solemnes. Pronto los ciclos de Cuaresma y Navidad fueron unidos en un gran ciclo representando el curso completo de la historia sagrada desde la Creación hasta el Juicio Final. De este modo surgieron los cuatro grandes ciclos que aún existen y conocidos como Towneley, Chester, York y los dramas Coventry, los últimos tres designados desde el lugar de su realización. Los misterios Towneley deben su nombre al hecho que el manuscrito sencillo en el cual están conservados estuvieron mucho tiempo en posesión de la familia Towneley. Fueron perfeccionados, parece ser, en Woodkirk, cerca de Wakefield. Estos ciclos son muy heterogéneos en carácter, los dramas son por autores diferentes. En sus formas presentes el número de dramas en los ciclos es: Towneley 30 (ó 31), Chester 24, York 48, Coventry 42. Otros cuatro dramas son también conservados en el códice Digby en Oxford. Las tan llamadas "moralidades" (cuanto se quiera) son un renuevo posterior de los "dramas". Estos se dirigen a la inculcación de verdades éticas y los personajes dramáticos son personificaciones abstractas, tales como la Virtud, la Justicia, los Siete Pecados Capitales, etc. El característico llamado (El vicio) es especialmente interesante por ser el precursor del gracioso de Shakespeare. Después de la Reforma los dramas vinieron a menos, por tanto arreglos en algunos lugares son grabados apenas en el siglo diecisiete.

ALEMANIA

En Alemania el drama religioso no muestra un desarrollo en tan gran escala como en Francia e Inglaterra. El más antiguo de los dramas existentes procede de Freisingen y data del siglo once. Están en Latín y pertenecen al ciclo de Navidad. Los dramas religiosos fueron pronto aceptados por las escuelas y arreglados por escolares viajeros, y esto sirvió para exclaustrarlos a ellos. El gran drama Tegernsee del "Anticristo" (hacia 1160) muestra esta influencia. Esta en Latín pero es penetrado por fuerte sentimiento nacional y condenado a la glorificación del poderío imperial Alemán. Las canciones Alemanas diseminadas en el texto latín se encontraron en un drama de Pasión conservado en un manuscrito del siglo trece de Benedictbeuren. El más antiguo drama de cuaresma totalmente en Alemán data de principios del siglo trece y procede Muri Suiza. Desafortunadamente, se conservó solo en forma fragmentaria. Durante los siglos trece y quince el drama religioso prosperó grandemente y muestras existentes están por todas partes del territorio Alemán, tanto en el alto como en el bajo dialecto alemán. También tuvimos ensayos en una representación amplia del total de la historia sagrada a la manera de los grandes ciclos Ingleses por ejemplo, en los dramas de Corpus Christi de Eger y Kunzelsau en Swabia (ambos del siglo quince). Temas tomadas de la historia del Antiguo Testamento no son frecuentemente ensayados. De versiones dramáticas de las parábolas del Nuevo Testamento el "Drama de las vírgenes Prudentes y Bobas", puesta por obra en Eisenach en 1322, es famosa particularmente tomando en cuenta su trágico resultado. Laudgrave Frederick de Thuringia, quien era un espectador, fue sumido en la desesperación por motivo del fracaso de la Bienaventurada Virgen para salvar a las vírgenes bobas, y cavilando sobre esto se dijo haberle producido un ataque de apoplejía, por lo que sucumbió en 1324. De dramas Alemanes versados sobre leyenda pocas son conservados.

De dramas en alabanza de Nuestra Virgen Bienaventurada tenemos un drama en bajo Alemán de Theophilus y el bien conocido drama de "Frau Jutten" (1480) por un clérigo de Mülhausen llamado Theoderich Schernberg. Es la historia de una mujer ambiciosa quien toma un disfraz de hombre y obtiene el alto oficio eclesiástico, finalmente al pontificado mismo; pero sus crímenes son al fin descubiertos, sobre lo cual ella se somete a las más rigurosas penas y finalmente es rescatada por la intercesión de la Virgen Bienaventurada. En Alemania, como en Inglaterra y Francia la reforma minó la vida del drama religiosos medieval. Los dramas continuaron produciéndose, pero fue usado a menudo por propósitos de polémica. En lugares católicos del país los arreglos tradicionales de dramas de pasión han sido mantenidos aún hasta el presente (ver artículo sobre Dramas de Pasión).

PAISES BAJOS

De dramas y misterios en los países bajos poco se ha conservado. Uno de los más conocidos es el drama "Van Sinte Trudo", escrito hacia 1550 por Christian Fastraets. El arreglo de dicho drama en los países bajos fueron comprometidos a asociaciones formadas para tal objetivo, especialmente el Rederijkerskamers (Rederigker contaminado de Retórica), el cual se levantó a la existencia al final del siglo catorce. Además de dramas y misterios, los Países Bajos tienen también "Spelen van Sinne", dramas simbólicos correspondientes al antiguo drama alegórico.

EDICIONES DE TEXTOS

Francés Monmerqué et Michel, "Le Théatre français au moyen age" (Paris 1839); de Montaiglon, "Anciem theatre français" (3 vols., Paris, 1854); Fournier, "Le theatre français avant la Renaissance" (Paris, 1872, G. Paris et U. Robert, "Miracles de Notre-Dame" (8 vols. Paris 1876-93)-Rotschild et Picot, "Le Mistere du Vieil Testamente" (6 vols., Paris 1888-91), Paris et Raynaud, "Le Mystere de la Pasión d'A. Greban" (Paris, 1878).

Inglés Towneley plays, edited by Paine and Gordon (London, 1836), Coventry, ed. By Halliwell (London, 1841)- Chester, by Wright (2 vols., London, 1843-47)-York Plays, by L. T. Smith (Oxford, 1885). Selections in Manly, "Specimens of Preshakespearean Drama" (3 vols., Boston and London, 1990), and Pollard, "English Miracle Plays, Moralities and Interludes" (Oxford, 1895).

Alemania

Monde, "Aldeustsche Schauspiele" (Quedlinburz-Leipzing, 1841) and "Schauspiele des Mittelalters" (Karlsruhe, 1846); Froning "Das Drama des Mittelalters" in Kürschner's "Deutsche Nationalliteratur", XIV (Stuttgart, 1891). GEORGES BERTRIN & ARTHUR F.J. REMY Transcrito por Thomas Hancil Traducido por Ramón Terrazas y Angélica Terrazas