Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 17 de octubre de 2017

Anacoretas

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Anacoretas ('anachoréo, me retiro); también ermitaños (èremîtai, moradores del desierto; Latín, eremitæ). En la terminología cristiana, el término designa a aquellos hombres que han intentado triunfar sobre los dos enemigos inevitables de la salvación humana, la carne y el diablo, al privarles de la ayuda de su aliado, el mundo. El impulso natural de todas las almas fervorosas de alejarse temporal o definitivamente del tumulto de la vida social fue sancionado por los ejemplos y enseñanzas de la Escritura. San Juan Bautista en el desierto y Nuestro Señor, al retirarse de vez en cuando a la soledad, fueron ejemplos que indujeron a una multitud de hombres santos a imitarlos. Puesto que estos hombres despreciaron y evitaron el mundo, no puede sorprendernos que el mundo les replicara con su correspondiente menosprecio. El mundo es un tirano arrogante y absolutamente egoísta; mezquino en su gratitud hacia esas almas sublimes, cuyas vidas están completamente dedicadas a su mejoramiento sin tener en cuenta su alabanza o censura. Persigue como rebeldes y ridiculiza como tontos a aquéllos que se sacuden de su yugo y esparcen a los vientos sus riquezas, honores y placeres.

En su aislamiento más extremo, la vida del anacoreta cristiano no es nirvana. El alma, ocupada en divinas reflexiones, libre de todas las preocupaciones que distraen, lleva una existencia muy acorde a la naturaleza racional del hombre, y por lo tanto, generadora del tipo más elevado de felicidad que se puede obtener en esta tierra. Por otra parte, no importa cuan profundamente el ermitaño se sepulte en la espesura o el desierto, siempre está al fácil alcance del llamado de la caridad. En primer lugar, los espíritus afines lo buscarán. Cientos de celdas se agruparán a su alrededor; se invocará su experiencia para la redacción de las reglas de orden y para la dirección espiritual; en resumen, su ermita se transforma gradualmente en un monasterio, su vida solitaria en cenobítica. Si de nuevo anhela la soledad y se sumerge más profundamente en el desierto, comenzará el mismo proceso, como vemos en el caso de San Antonio de Egipto. Más aún, aunque estos hombres santos han sacudido el yugo del mundo, permanecen sujetos a la autoridad de la Iglesia, a cuya orden, en tiempos críticos, han salido de su retiro, como fuerzas de reserva frescas, para fortalecer las filas desanimadas de su ejército espiritual. Así vino Antonio (286-356) a Alejandría, respondiendo al llamado de Atanasio; así los hijos de Benito, Romualdo, Bruno y Bernardo, hicieron el trabajo de labriegos en la batalla medieval contra la barbarie. De hecho, sería difícil señalar un solo gran campeón de la civilización cristiana que no estuviese preparado para el combate espiritual en el desierto.

Los principales refugios de los primeros de estos fugitivos de la sociedad humana fueron los vastos desiertos de Egipto y Siria, cuyas cavernas y tumbas pronto albergaron un increíble número de ascetas cristianos. Los primeros intentos de autodisciplina efectuados por esta multitud ingenua fueron a veces rudos y teñidos de fanatismo oriental; pero en poco tiempo la autoridad de la Iglesia y las sabias máximas de los grandes maestros espirituales, especialmente Pacomio, Hilarión y Basilio, los convirtieron en un ejército bien disciplinado, con objetivos y métodos claros. Pronto se estableció la norma de que solo se les autorizaría a llevar la vida solitaria a aquellos que previamente hubieran pasado un tiempo de prueba en un monasterio y hubiesen obtenido de su abad el permiso para retirarse. Entre los monjes que vivían y trabajaban en común [[los llamados cenobitas) y los ermitaños, que pasaban sus vidas en soledad absoluta, había muchas gradaciones. Algunos vivían en celdas separadas y se reunían solamente para la oración, algunos para las comidas, otros solamente los domingos. La más extraña forma de ascetismo fue la adoptada por los estilitas, hombres que vivieron durante años sobre el tope de altas columnas, desde las cuales exhortaban e instruían al atemorizado populacho.

Llegando a tiempos más modernos, los canonistas distinguen cuatro diferentes especies de ermitaños: (1) Aquellos que han tomado los tres votos monásticos en alguna orden religiosa aprobada por la Iglesia. Tales son los Ermitaños de San Agustín, los ermitaños de San Jerónimo, etc. (2) Aquellos que viven en común con una forma de vida aprobada por el obispo. (3) Aquellos que sin votos o vida en comunidad adoptan un hábito peculiar con la aprobación del obispo, y son delegados por él para el servicio de una iglesia u oratorio. (4) Aquellos que, sin ninguna autoridad eclesiástica, adoptan el “habitus eremiticus” y viven sin sujeción a una regla. Para obviar posibles abusos de parte de esta clase de ermitaños, la Santa Sede ha emitido promulgado en diferentes momentos legislación estricta, que puede leerse en Benedicto XIV "De Syn. Dioec." VI, III, 6, o en Ferraris, "Bibliotheca", s. v. "Eremita".


Fuente: Loughlin, James. "Anchorites." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. 9 Dec. 2012 <http://www.newadvent.org/cathen/01462b.htm>.

Traducido por Jorge Daniel Reyes Virviescas. lhm