Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Jueves, 19 de octubre de 2017

Ammonas: Carta XI sobre el discernimiento la voluntad de Dios. Estabilidad

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Discernir la voluntad de Dios. Estabilidad 125

A los queridísimos en el Señor

Ustedes saben que cuando la vida del hombre cambia y él comienza una nueva vida agradable a Dios y superior a la anterior, también cambia su nombre. Porque, en efecto, cuando nuestros santos padres avanzaban en la perfección su nombre también era cambiado su nombre, y se les añadía un nombre nuevo, escrito sobre las tablas del cielo. Cuando Sara progresó se le dijo: No te llamarás más Sara, sino Sarra (Gn 17,15), y Abram fue llamado Abraham; Isac, Isaac y Jacob, Israel; Saulo, Pablo; y Simón, Cefas, pues sus vidas fueron cambiadas y llegaron a ser más perfectos que antes. Por esto también ustedes crecieron en Dios, y es necesario que sus nombre sean cambiados a causa de su progreso según Dios. Ahora bien, amadísimos en el Señor, que amo de todo corazón, yo busco el provecho de ustedes como el propio, porque ustedes me han sido dados por hijos según Dios 126 .

Me he enterado que la tentación los presiona, y temo que ella provenga de su falta: porque oí decir que quieren dejar su lugar 127 , y me he entristecido, a pesar que hacía mucho tiempo que no me sentía atrapado por la tristeza. Porque sé muy bien que si ahora dejan su lugar, no harán ningún progreso, pues no es la voluntad de Dios. Si hacen esto y parten por su propia decisión, Dios no los ayudar ni saldrá con ustedes, y temo que caeremos en una multitud de males. Si seguimos nuestra voluntad propia, Dios no nos enviar su fuerza, que hace prosperar todos los caminos de los hombres. Si un hombre hace algo pensando que eso agrada a Dios 128 , en tanto que se mezcla su voluntad 129 , Dios no lo ayuda y el corazón del hombre se encuentra triste y sin fuerza en todo lo que emprende. Pues los fieles se equivocan, dejándose cautivar por la ilusión del progreso espiritual. Al principio, Eva no fue engañada sino por el pretexto del bien y del progreso. En efecto, habiendo oído: Ustedes serán como dioses (Gn 3,5), no discernió la voz del que le hablaba 130 , transgredió el mandamiento de Dios y no solamente no recibió el bien, sino que incluso cayó bajo la maldición.

Salomón dice en los Proverbios: Hay caminos que les parecen buenos a los hombres, y conducen a las profundidades del Hades (Pr 14,12). Dice esto de quienes no comprenden la voluntad de Dios, sino que siguen su propia voluntad. Los que siguen su voluntad propia 131 y no comprenden la voluntad de Dios 132 , reciben de Satán s, al comienzo, un fervor semejante a la alegría, pero que no es alegría; y luego trae tristeza y vergüenza. En cambio, el que sigue la voluntad de Dios experimenta al principio una gran pena y al final encuentra reposo y alegría. Por tanto, no hagan nada 133 hasta que vaya a verlos para hablar con ustedes.

Hay tres voluntades que acompañan constantemente al hombre, pero pocos monjes las conocen, a excepción de los que han llegado a ser perfectos; de ellos dice el Apóstol: El alimento sólido es para los perfectos, para aquellos que por la práctica 134 tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal (Hb 5,14). ¿Cuáles son esas tres voluntades? Una es aquella sugerida por el Enemigo; la otra, es la que brota en el corazón del hombre; y la tercera es la que siembra Dios en el hombre. Pero de estas tres, Dios solamente acepta la suya.

Examínense, pues, a sí mismos: ¿cuál de estas tres los empuja a dejar su lugar? No se vayan antes que los visite. Porque yo conozco la voluntad de Dios en este (asunto) 135 mejor que ustedes. Es difícil, en efecto, conocer la voluntad de Dios en todo momento 136 . Pues si el hombre no renuncia a todas sus voluntades y no se somete a sus padres según el Espíritu, no puede comprender la voluntad de Dios. Incluso aunque la comprendiera, le faltaría la fuerza para cumplirla 137 .

Es una gran cosa conocer la voluntad de Dios, pero es más grande cumplirla. Jacob tenía esas fuerzas porque obedecía a sus padres. Cuando ellos le dijeron: "Vete a Mesopotamia, junto a Labán" (Gn 27,43; 28,2), obedeció con prontitud, aunque no deseaba alejarse de sus padres. Pero como obedeció, heredó la bendición de sus padres 138 . Y yo, su padre, si no hubiera obedecido primero a mis padres espirituales, Dios no me habría revelado su voluntad. En efecto, está escrito: La bendición de los padres afianza la casa de los hijos (Si 3,11). Y ya que soporté muchos trabajos en el desierto y en la montaña 139 , pidiendo a Dios noche y día, hasta que Dios me reveló su voluntad; ahora también ustedes escuchen a su padre para que obtengan reposo y progreso.

He sabido que ustedes dicen: "Nuestro padre no conoce nuestra pena", y: "Jacob huyó de Esaú"; pero nosotros sabemos que él no huyó sino que fue enviado por sus padres 140 . Imiten, pues, a Jacob y esperen a que su padre los envíe, y los bendiga cuando partan, para que Dios los haga prosperar.

Pórtense bien en el Señor, queridísimos.

Selección: José Gálvez Krüger

Fuente: Biblioteca Electrónica Cristiana


125

Se conserva en sirio (nro. 11), georgiano (nro. 10), griego (nro. 5) y árabe (nro. 20). 126

En el sirio y en el árabe falta esta primera parte del párrafo. 127

Cf. el apotegma Ammonas 1. 128

Sirio: "Que eso es de Dios"; griego: "Si un hombre hace alguna cosa por sí mismo"; árabe: "Que es la voluntad del Señor". 129

Esta frase la omiten el griego y el árabe. 130

Sirio y árabe: "Lo que se le decía". 131

Esta frase no está ni en el griego ni en el georgiano ni en el árabe. 132

Esto no aparece en el georgiano y en el árabe. 133

El sirio añade: "Por voluntad propia". 134

El sirio lee: A causa de su conciencia. 135

Sirio: "Sobre ustedes". 136

"En todo momento", no se lee en el sirio. 137

Griego: "Cuando la hubiera comprendido, entonces pedir a Dios la fuerza para poder hacerla". 138

"De sus padres", falta en el griego. 139

Cf. apotegma Ammonas 9; Vida de Antonio 11, 12, 14, 41, etc.: "la asociación" desierto-montaña (Lettres, p. 38, nota 2). 140

El texto griego es bastante confuso en esta parte.