Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 23 de octubre de 2017

Ammonas: Carta VII sobre el carisma de los Padres

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

El carisma de los Padres 59

A los amadísimos en el Señor, que tienen parte en el Reino de los cielos. Del mismo modo que ustedes buscan a Dios imitando a su padre 60 , creo que recibir n también las mismas promesas, porque ustedes han sido contados en el número de sus hijos. Pues los hijos heredan la bendición de los padres 61 , imitando su celo. Por eso el bienaventurado Jacob imitando en todo la piedad 62 de sus padres, recibió de ellos la bendición; y cuando fue bendecido por los padres, inmediatamente vio la escala levantada y a los ángeles subiendo y bajando (Gn 22,1-12). Ahora bien, desde el momento en que algunos son bendecidos por sus padres y ven las fuerzas divinas, nada los puede turbar. Porque el bienaventurado Pablo cuando vio esas mismas fuerzas divinas, devino inconmovible 63 y gritó diciendo: "¿Quién me separar del amor de Cristo? 64 ¿La espada, el hambre, la desnudez? Pero ni los ángeles ni los principados ni las potestades, ni altura ni profundidad, ni ninguna otra criatura podrá separarme del amor de Dios?" 65 (Rm 8,35-39).

Ahora, pues, mis amadísimos, pidamos sin cesar noche y día que las bendiciones de nuestros padres y las mías 66 lleguen a ustedes; y así las fuerzas de los ángeles permanezcan con ustedes 67 , para que transcurran el resto de sus días en toda alegría del corazón. Si, en efecto, alguno llega a ese grado, la alegría de Dios estar siempre con él, y entonces hará todo sin fatiga. Porque está escrito: La luz de los justos nunca se apaga, pero la luz de los impíos se extinguir (Pr 13,9) 68 . Yo pido asimismo que en todo lugar que yo vaya, también ustedes vengan 69 , y hago esto a causa de la obediencia de ustedes. Cuando el Señor vio la obediencia de sus discípulos 70 , oró al Padre por ellos diciendo: "Que allí donde yo esté, también estén éstos, porque escucharon mis palabras" (Jn 17,24). Y nuevamente pide que ellos sean preservados del Maligno (Jn 17,15), hasta que lleguen al lugar del reposo. Yo también rezo y le pido al mismo Señor, que ustedes sean preservados del Maligno hasta su llegada al lugar del reposo de Dios, y que obtengan la bendición. En efecto, Jacob después de la escala vio cara a cara el campo de los ángeles (Gn 28,12), (después) luchó con el ángel y lo venció (Gn 32,24-29). Dios le hizo esto para bendecirlo aún más.

Que Dios, a quien sirvo desde mi juventud, los bendiga (aún) más 71 , y ustedes, mis amadísimos, pórtense bien.

Selección José Gálvez Krüger

Fuente: Biblioteca Electrónica Cristiana


59

Se conserva en sirio (nro. 7), georgiano (nro. 7) y árabe (nro. 14). 60

Sirio: "A sus padres en la fe". 61

Sirio: "Los hijos reciben la bendición de los padres...". 62

Sirio: "La piedad de Dios". 63

Sirio: "Fue hecho incapaz de pasión". 64

Cf. Vida de Antonio 8 y 35. 65

Georgiano: "Del amor de Cristo"; árabe: "Del amor de Dios en nuestro Señor Jesucristo". Se adopta la lectura del sirio. 66

Sirio: "Las bendiciones de mis padres...". 67

Sirio: "Los ejércitos de los ángeles se alegrar n por ustedes en todas las cosas". 68

El texto siríaco omite la segunda parte de la cita de Proverbios ("pero la luz de los impíos..."). 69

Sirio: "Yo pido que también ustedes puedan llegar a la mansión de la vida". 70

Sirio: "Hacia Él". 71

De aquí hasta el final, falta en el siríaco. Inicio