Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Domingo, 22 de octubre de 2017

Afraates

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

(Griego, Aphraates; Siríaco Aphrahat o Pharhad).

La larga lista de escritores siríacos cuyas obras nos han llegado está encabezada por Afraates (siglo IV), apodado el “Sabio Persa”. Los pocos datos biográficos que poseemos de este ilustre autor se recogen de sus propios escritos. Por éstos sabemos que nació de padres paganos en la segunda mitad del siglo III, muy probablemente en la región fronteriza del imperio persa. Después de su conversión al cristianismo abrazó la vida religiosa, y más tarde fue elevado al episcopado, en cuya ocasión asumió el nombre cristiano de Jacobo. La adopción de ese nombre llevó luego a una confusión de identidad, y por siglos las obras de Afraates se adscribieron al famoso Jacobo, obispo de Nisibis (m. 338 d.C.). No fue hasta el siglo X que el “Sabio Persa” finalmente se identificó con Afraates, bajo cuyo nombre se conoce entre los eruditos modernos. Según un manuscrito en el Museo Británico datado de 1364 d.C. (Orient, 1017), Afraates fue “obispo del monasterio de Mar Mattai”, en la rivera oriental del Tigris, cerca del moderno Mosul en Mesopotamia. Todavía son visibles las ruinas de este monasterio, ahora llamado “sheikh Matta”. Parece que fue allí donde pasó la mayoría de su vida. No se sabe nada respecto a la fecha de su muerte. Bar Hebreo (Crón. Ecl. Parte II, § 10) nos informa que Pharhad, o Afraates, floreció en tiempos de Papas I, el Catholicos que murió en 334 d.C. Esto está de acuerdo con la información hallada en los escritos de nuestro autor, los cuales sitúan el período de su actividad literaria entre 337 y 345 d.C.

Los escritos de Afraates consisten de veintitrés “Demostraciones” u homilías sobre tópicos morales y controversiales. Las primeras veintiuna son alfabéticas, y cada una comienza con una de las cartas siríacas en orden alfabético, y pueden ser divididas en dos grupos según el tiempo de su composición. Las primeras diez, que fueron escritas en 337 d.C., tratan sobre (a) “Fe”, (b) “Caridad”, (c) “Ayuno”, (ch) “Oración”, (d) “Guerras”, (e) “Monjes”, (f) “Penitentes”, (g) “Resurrección”, (h) “Humildad” y (i) “Pastores”. El segundo grupo, compuesto en 344 d.C., se titulan (j) “Circuncisión”, (k) “la Pascua”, (l) “El Sabbath”, (ll) “Exhortatorio”, (m) “Varias Carnes”, (n) “La Llamada a los gentiles”, (ñ) “Jesús el Mesías”, (o) “Virginidad”, (p) “La Dispersión de Israel”, (q) “Dar Limosnas” (r) “Persecución”, (s) “Muerte y los Últimos Tiempos”. A esta colección se adjunta una vigésimo tercera “Demostración” compuesta en 345 d.C. y titulada “Respecto a la Uva”, en referencia a Isaías 65,8.

Estas homilías, que también son llamadas “Epístolas” porque están en forma de respuestas a las interrogantes de un amigo, constituyen el documento existente más antiguo de la Iglesia Siria, y además son de gran valor para el apologista cristiano debido a su importancia lingüística. Abundan en información preciosa sobre los más importantes asuntos de la teología dogmática y moral, liturgia, historia eclesiástica e incluso profana, y están llenos de conclusiones importantes a favor de la conformidad de las doctrinas de la Iglesia Católica con las de la Iglesia Cristiana primitiva en el siglo IV. Algunas de estas doctrinas son, por ejemplo, la virginidad perpetua de la Virgen María y su Maternidad Divina, la fundación de la Iglesia sobre San Pedro y la existencia de todos los sacramentos excepto el matrimonio, el cual no se menciona. Respecto a la Sagrada Eucaristía, Afraates afirma que es el verdadero Cuerpo y Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. En la séptima “Demostración” él trata sobre la penitencia y los penitentes, y representa al sacerdote como un médico que tiene a su cargo la sanación de las heridas del hombre. El pecador debe informar al médico sobre todas sus enfermedades para poder sanado, es decir, debe confesar sus pecados al sacerdote, quien está obligado al sigilo. Debido a las numerosas citas de la Sagrada Escritura que usa Afraates, sus escritos también son muy valiosos para la historia del canon de la Sagrada Escritura y de la exégesis en la primitiva Iglesia de Mesopotamia.

La “editio princeps” del texto siríaco de las veintitrés “Demostraciones” fue publicada por W. Wright, “Las Homilías de Afraates” (Londres, 1869). Desde entonces, el erudito benedictino Dom Parisot [Graffin, Patrología Siríaca (París, 1894), I], publicó otra edición de la serie de veintidós, incluyendo una versión latina, y precedida por una introducción sabia y copiosa. Bert [Gebhardt y Harnack, Texte und Untersuchungen (Leipzig, 1888), III] publicó una traducción al alemán de la obra completa. El Dr. John Gwynn [Padres Nicenos y Ante-Nicenos (Nueva York, 1898), XIII] publicó una traducción al inglés de ocho “Demostraciones”, la cual incluye una introducción histórica.


Bibliografía: SASSE, Prolegomena en Aphraatis sepientis Persæ sermonies homileticos (Leipzig, 1879); FORGET, De vitâ et scriptis Aphraatis (Lovaina, 1882); WRIGHT, Breve Historia de la Literatura Siríaca (Londres, 1894), 31-33; DUVAL, La littérature syriaque (París, 1900), 224-229; LABOURT, Le christianisme dans l'empire Perse (Paris, 1904), 32-42 et passim; BURKITT, Cristianismo Primitivo fuera del Imperio Romano (Cambridge, 1899), Conferencias II, III; PARISOT en VIG., Dicc. de la Biblia (París, 1892); IDEM en Dicc. de Teol. Cat. (París, 1903); NESTLE EN HERZOG, Realencyklopädie (3ra. ed.).

Fuente: Albert, Francis X.E. "Aphraates." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. <http://www.newadvent.org/cathen/01593c.htm>.

Traducido por Luz María Hernández Medina