Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Lunes, 23 de octubre de 2017

Actus Purus

De Enciclopedia Católica

Saltar a: navegación, buscar

Actus Purus es un término empleado en la filosofía escolástica para expresar la perfección absoluta de Dios. En todos los seres finitos encontramos acto y potencia, perfección e imperfección. La materia prima, que es la base de la substancia material, es una potencia pura. Además, el cambio supone necesariamente un elemento potencial, pues es una transición de un estado de potencia a un estado de realidad; y las cosas materiales experimentan múltiples cambios en substancia, cantidad, calidad, lugar, actividad, etc. Los ángeles, al ser espíritus puros, no están sujetos a ninguno de estos cambios que dependen del principio material. Sin embargo, hay en ellos imperfección y potencia. Su existencia es contingente. Sus actos son sucesivos, y son distintos de la facultad de actuar. El hecho de que todas las cosas tengan en sí mismas alguna potencia justifica la conclusión de que debe existir un ser, Dios, de quien la potencia está totalmente excluida, y quien, por lo tanto, es simplemente actualidad y perfección, Actus Purus.

Es cierto que en el mismo ser el estado de potencia precede al de realidad; antes de hacerse realidad, una perfección debe ser capaz de realizarse. Pero hablando en términos absolutos, la realidad precede a la potencia. Pues a fin de cambiar, es necesario actuar sobre una cosa; el cambio y la potencia presuponen, por lo tanto, un ser que está in actu. Esta realidad, si se mezcla con la potencia, presupone otra realidad, y así sucesivamente, hasta llegar al Actus Purus. Así la existencia del movimiento (en la terminología escolástica, motus, cualquier cambio) apunta hacia la existencia de un motor primero e inmóvil. La causalidad conduce a la concepción de Dios como la causa no producida. Los seres contingentes requieren un ser necesario. La perfección limitada de las criaturas postula la perfección ilimitada del Creador. La dirección de varias actividades hacia la realización de un orden en el universo manifiesta un plan y una inteligencia divina. Al proponernos explicar completamente la serie de fenómenos en el mundo, es necesario colocar al principio de la serie ---si se la concibe finita en su duración--- o por encima de ésta ---si se la concibe como eterna--- una realidad pura sin la cual no hay explicación posible. Así, en un extremo de la realidad encontramos la materia prima, una potencia pura, sin perfección específica y poseedora, en virtud de esto, una cierta infinitud (de indeterminación). Necesita completarse con una forma sustancial, pero no de sí misma, demanda cualquier forma en lugar de otra. Al otro extremo está Dios, acto puro, plenamente determinado por el hecho mismo de que Él es infinito en su perfección. Entre estos extremos están las realidades del mundo, con varios grados de potencia y acto.

Así pues, Dios no es un devenir, como en algunos sistemas [[panteísmo|panteístas], ni es un ser cuya potencia infinita se está gradualmente desarrollando o evolucionando; sino que posee a la vez todas las perfecciones. Él es simultáneamente todo lo que Él puede ser, infinitamente real e infinitamente perfecto. Aquello que concebimos como sus atributos o sus operaciones son en realidad idénticos a su esencia, y su esencia incluye esencialmente su existencia. Para todas las inteligencias excepto la suya, Dios es incomprensible e indefinible. El acercamiento más próximo que podemos hacer a una definición es llamarlo Actus Purus. Es el nombre que Dios se da a sí mismo: “Soy el que soy”, es decir, soy la plenitud del ser y de la perfección.


Bibliografía: ARISTÓTELES, esp. "Metafísica", Bk. XI (Berlín, ed. 1831); "Física", Bks. VII, VIII; S. TOMÁS, "Comment. In lib. VII, VIII Physic." And "in lib. XII Metaphysic." (XI of Berlin ed.); "Summa theologica", esp. P. I. QQ. II, III, IV, etc., "Contra Gent." L. I, c. XIII, XVI, etc.; PIAT, "Dieu et la nature d'apres Aristotle" en "Revue neo-scholastique", VIII, 1901, p. 167 (reproducido en su libro "Aristóteles", L, II, c., II Paris, 1903); WATSON, "The Metaphysic of Aristotle", IV-"The divine Reason", dn "Philos. Rev." VII (1898), p. 341.

Fuente: Dubray, Charles. "Actus Purus." The Catholic Encyclopedia. Vol. 1. New York: Robert Appleton Company, 1907. 3 Aug. 2016 <http://www.newadvent.org/cathen/01125b.htm>.

Traducido por Gabriel E. Breña. lhm