Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Sábado, 25 de noviembre de 2017

Los Sacramentales

De Enciclopedia Católica

Revisión de 05:18 24 ene 2008 por Sysop (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Al instituir los sacramentos, Cristo no determinó la materia y la forma hasta el más mínimo detalle, sino que dejó esta tarea a la Iglesia, que debería determinar qué ritos eran los adecuados para la administración de los sacramentos. Estos ritos se denominan con el término Sacramentalia, cuyo objeto es manifestar el respeto debido al sacramento y asegurar la santificación de los fieles. Pertenecen a categorías muy distintas; por ejemplo: la sustancia, en la mezcla del agua con el vino Eucarístico; la cantidad, en la triple efusión del bautismo; la calidad, en la condición del pan ácimo; la relación, en la capacidad del ministro; el tiempo y el lugar, en los días de fiesta y las iglesias; el hábito, en los ornamentos litúrgicos; la postura, la genuflexión, las postraciones; la acción, en los cantos, etc. por lo tanto, muchas condiciones externas relacionan a los sacramentales con la virtud de la religión, mientras que su objeto ha quedado indicado por el Concilio de Trento (Sess. XXII, 15), que sostiene que, fuera del origen antiguo y la práctica tradicional de las ceremonias, bendiciones, luces, incienso, etc., todos estos objetos destacan la dignidad del Santo Sacrificio y despiertan la piedad de los fieles. Además, los sacramentales ayudan a diferenciar los miembros de la Iglesia de los herejes, que los han eliminado, o los usan en forma arbitraria, con poca inteligencia.

Los ritos sacramentales dependen de la Iglesia que los estableció y que, por lo tanto, mantiene el derecho de conservarlos, desarrollarlos, modificarlos o abrogarlos. El reglamento ceremonial de los sacramentos en la época de los Apóstoles queda suficientemente confirmado por las palabras de San Pablo a los Corintios en relación con la Eucaristía: "Cetera autem, cum venero, disponam" [las demás cosas, yendo yo ahí, las arreglaré (I Cor., xi, 34)], que San Agustín, sobre una base que desconocemos, supone que se refiere a la obligación del ayuno Eucarístico (Ep. liv, "Ad Januarium", c. 6, n. 8, en P. L., XXXIII, 203). Los Padres de la Iglesia enumeran ceremonias y ritos, algunos de ellos instituidos por los Apóstoles, otros por los primeros cristianos (cf. Justino Martir en "Apol. I", n. 61, 65 en P.G., VI, 419, 427; Tertuliano, "De baptismo:, vii en P. L., I, 1206; St. Basil, "De Spiritu Sancto", I, xxvii, n. 67 en P.G., XXXII, 191). La Iglesia Católica, heredera de los Apóstoles, siempre ha utilizado y mantenido este poder sobre los sacramentales en contra de los heréticos. Sólo a ella corresponde el derecho de determinar la materia, la forma y el ministro de los sacramentales. La Iglesia, es decir, la autoridad suprema representada por su cabeza visible, es la única que legisla en esta materia, porque los obispos ya no tienen, en la práctica, la facultad de modificar o abolir por una legislación particular, lo que impone la Iglesia universal. Lo que se refiere a la administración de los sacramentos se encuentra detallado en el Ritual Romano y el Ceremonial Episcopal.

Fuera de las ceremonias relacionadas con la administración de los sacramentos, la Iglesia ha instituido otras destinadas a la devoción privada. A fin de diferenciarlas, estas últimas se conocen con el término de sacramentales por la similitud entre sus ritos y los de los sacramentos propiamente dichos. Antiguamente, se utilizaba sólo el término sacramento, pero esto dio lugar a numerosas confusiones y la similitud de los ritos y los términos llevó a muchos cristianos a considerarlos ambos sacramentos. Después de Peter Lombard, el uso y la definición del término "sacramental" adquirió un carácter específico y se aplicó exclusivamente a los ritos que presentaban una similitud externa con los sacramentos pero que no eran aplicables a los signos sensibles de la institución Divina. Santo Tomás de Aquino utiliza los términos sacra y sacramentalia (Summa I-II, Q. cviii, a. 2 ad 2um; III, Q. lxv, a. 1 ad 8um), que los teólogos de períodos posteriores adoptaron también, de manera que, ahora, el término sacramentalia se reserva exclusivamente para aquellos ritos que se practican fuera de la administración de los siete sacramentos, para la cual se utiliza la palabra ceremonial.

Aunque el número de sacramentales puede no estar limitado; se ha intentado determinar sus principios generales o, en otras palabras, sus aplicaciones, en el verso: "Orans, tinctus, edens, confessus, dans, benedicens".

Orans indica oración pública, ya sea litúrgica o privada; tinctus, el uso del agua bendita y de las unciones que se utilizan en diversas consagraciones; edens, el consumo de los alimentos benditos; confessus, la confesión general de las faltas que se hace durante la recitación del Confiteor durante la Misa, durante la Comunión y en el Oficio Divino; dans, limosna; benedicens, las bendiciones papales, episcopales, etc., la bendición de las velas, la ceniza, las palmas, etc.

Otra distinción clasifica los sacramentales según sean actos, por ejemplo, el Confiteor, antes mencionado, o cosas, como medallas, agua bendita, etc. Los sacramentales no confieren gracia santificante ex opere operato, por virtud del rito o de la sustancia empleada, en eso consiste básicamente su diferencia con los sacramentos. La Iglesia no tiene la facultad de incrementar ni reducir el número de sacramentos instituidos por Cristo, pero los sacramentales no poseen su misma dignidad ni privilegios. Los teólogos no han llegado a un acuerdo acerca de si los sacramentales pueden o no conferir cualquier otra gracia ex opere operantis a través de la acción de la persona que los utiliza, pero la opinión negativa es la que se acepta en forma más general, dado que la Iglesia no puede conferir gracia santificante ni instituir signos de la misma, y, por lo tanto, tampoco puede instituir signos eficaces de otras gracias que sólo Dios puede dar. Además, como lo enseña la experiencia, los sacramentales no producen su efecto de forma infalible. Por último, las fórmulas eucológicas de los sacramentales que la Iglesia utiliza, de expresiones no afirmativas sino deprecatorias, indican que sólo confía en la misericordia divina para que los sacramentales surtan su efecto.

Además de la eficacia que poseen los sacramentales en común con otras buenas obras, tienen una especial eficacia propia. Si todo su valor procediera del opus operantis, todas las obras buenas de carácter externo se llamarían sacramentales. La virtud especial que la Iglesia reconoce y que los cristianos experimentan en los sacramentales debería consistir en las oraciones oficiales por las cuales imploramos a Dios que vierta gracias especiales sobre quienes hacen uso de los sacramentales. Estas oraciones mueven a Dios a conceder gracias que de otra forma no concedería y que cuando no se reciben infaliblemente es por razón de Su Sabiduría. Dios es consciente del grado hasta el cual debe conceder Sus dones. No todos los sacramentales tienen el mismo efecto; este depende de la oración de la Iglesia que no hace uso de la misma urgencia ni tiene recurso a las mismas fuentes divinas de mérito. Algunos sacramentales no derivan eficacia especial de la oración de la Iglesia; son, por ejemplo, los que se utilizan en el culto, sin una bendición, o aún con una bendición que no especifica ningún fruto particular. Este es el caso de la bendición de los recipientes destinados a guardar los aceites benditos: "Escucha nuestras oraciones, Padre misericordioso y dígnate a bendecir y santificar estos vasos purificados preparados para el uso del sagrado ministerio de Tu Iglesia". Por otra parte, algunos sacramentales, entre ellos uno de los utilizados con mayor frecuencia, el agua bendita, son objeto de una bendición que detalla sus efectos específicos.

Uno de los efectos más sorprendentes de los sacramentales es su virtud de ahuyentar los espíritus malignos cuyas misteriosas y siniestras operaciones afectan a veces la actividad física del hombre. Para combatir este poder oculto, la Iglesia tiene como recursos el exorcismo y los sacramentales. Otro efecto es la protección del alma contra el pecado y las penas debidas por éste. Por lo tanto, en la bendición de un crucifijo, la Iglesia, pide que este signo sagrado pueda recibir la bendición celestial a fin de que todos aquellos que se arrodillen ante él e imploren a la Majestad Divina puedan recibir una mayor contrición y un perdón general de las faltas cometidas. Estos significa la remisión de los pecados veniales; porque sólo los sacramentos, con una contrición perfecta, tienen la capacidad de perdonar los pecados mortales y de liberar de las penas merecidas por los mismos. Santo Tomás es explícito en este punto: "La bendición episcopal, la aspersión del agua bendita, toda unción sacramental, la oración en una Iglesia consagrada, y otros cultos similares, obtienen la remisión implícita o explícita de los pecados veniales" (Summa III, Q. lxxxvii, a. 3, ad 1um). Por último, los sacramentales pueden utilizarse para obtener favores temporales, puesto que la Iglesia misma bendice objetos que se utilizan en la vida diaria; por ejemplo, la bendición de una casa, en la que se pide la abundancia del rocío celestial y la riqueza de la fructificación de la tierra; Igualmente, en la bendición de los campos, en la que se le pide a Dios que derramee sus bendiciones sobre las cosechas para que la tierra fértil supla las necesidades y carencias de los desposeídos.

H. LECLERCQ Transcrito por Patricia VanderLaan Traducido por Rosario Camacho-Koppel www.catholicmedia.net