Herramientas personales
En la EC encontrarás artículos autorizados
sobre la fe católica
Martes, 24 de octubre de 2017

Genealogía de Cristo Biblioteca Casanatense

De Enciclopedia Católica

Revisión de 12:30 28 ago 2017 por Sysop (Discusión | contribuciones) (Página creada con «El texto fue compuesto con fines didácticos por Pedro de Poitiers, canciller de la Universidad de París entre 1193 y 1205. Su propósito fue crear un opúsculo que fuera...»)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

El texto fue compuesto con fines didácticos por Pedro de Poitiers, canciller de la Universidad de París entre 1193 y 1205. Su propósito fue crear un opúsculo que fuera útil a sus alumnos y sirviera de ayuda a los estudios de los clérigos pobres que no podían costearse los libros. Para ello concibió las historias del Antiguo Testamento bajo la forma de árboles genealógicos presentados en una tira de pergamino que se colocaba sobre las paredes del aula, con el fin de mostrar todo su contenido de un solo golpe de vista. La obra tuvo gran éxito y enorme difusión; al menos se han conservado cincuenta manuscritos de la misma desde el siglo XIII al XV.

Teniendo en cuenta la complejidad de personajes y situaciones que se narran en la Biblia, se ha realizado un resumen de los más significativos en la historia que culmina en Cristo. La Genealogia Christi o Compendium de Pedro de Poitiers se organiza en seis periodos históricos que se denominan las seis edades del mundo y que proceden de una tradición teológica muy antigua basada en la Biblia (Génesis 5, 1; 6, 9 y Mateo 1, 1-17). Las primeras cinco edades se inauguran con cinco personajes del Antiguo Testamento: Adán, Noé, Abraham, David y Sedecías. La sexta edad se anuncia con el nacimiento de Cristo y concluye con una Crucifixión en la que, además de Cristo, se representan la Virgen María y San Francisco de Asís.

Una diversidad de colores se utiliza para diferenciar varios aspectos, como el sexo de los personajes –así, por ejemplo, los nombres de mujeres pueden ir encerrados en círculos rodeados de verde, mientras que los de los varones, en discos circundados de rojo–; su distinta categoría –para los reyes se emplean los colores rojo y ocre, y azul para los profetas–; asimismo, en el tronco central que va de Adán y Eva a la crucifixión, cada edad en que se divide la historia del mundo ofrece un color distinto: ocre para la primera, rojo para la segunda, verde para la tercera, rojo para la cuarta, azul para la quinta y amarillo dorado para la sexta.

M. Moleiro [1]